COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ayuntamiento de Innisfil (Ontario), una ciudad de apenas 36.000 habitantes en el sur de Canadá ha decidido desechar los planes para la creación de un sistema público de autobuses y trenes. En su lugar, subvencionará los trayectos en Uber o en compañías de taxi locales de sus ciudadanos.

Este plan, aunque controvertido, se se hará en dos etapas. Durante la primera, que empieza el primero de mayo de 2017, los ciudadanos empezarán a solicitar un vehículo de una de estas compañías bajo las medidas subvencionadas. Estos trayectos serán analizados durante un periodo de entre seis a nueve meses, antes de establecer un sistema definitivo de ayudas en una segunda etapa. Los viajes desde y hasta lugares concretos de la localidad tendrán un precio fijo reducido. Para el resto, el ayuntamiento abonará hasta 5 dólares

El presupuesto destinado al sistema de subvenciones es de 100.000 dólares canadienses, para la primera etapa. Los viajes estarán divididos en dos grupos: los lugares a los que los vecinos vayan más asiduamente en forma general, ejemplo estaciones de trenes, colectivos o el polideportivo, costarán entre 3 a 5 dólares canadienses para los residentes, mientras que el resto de los viajes el ayuntamiento subvencionará el costo con hasta 5 dólares canadienses.

Se ha aprobado un presupuesto extra de 125.000 dólares para cuando finalicen las pruebas, aunque el costo definitivo no se puede garantizar hasta que no finalicen los meses de análisis. Uber y Lyft, la segunda compañía que más transportes privados realizan en Norteamérica, cuentan con una plataforma para dotar a ayuntamientos de varias regiones con servicios similares para el transporte local de sus residentes, pero ninguno de momento como sustitutivo total.

La alternativa de vehículos privados surge después de recibir presupuestos para instalar sistemas de autobuses municipales para los cuales necesitarían de un presupuesto anual de 189.000 dólares canadienses para una línea de autobuses durante cada uno de los próximos cinco años, o 371.000 para dos líneas de autobuses. Superior al presupuesto combinado del sistema aprobado.

El ayuntamiento refiere que además de ser más barato y flexible, pueden cancelarlo sin costos en el futuro y crear el sistema público, es más cómodo para sus residentes ya que podrán ser recogidos en las puertas de sus casas algo que tiene peso considerando los inviernos canadienses, o para residentes con movilidad reducida.

Miguel Álvarez, profesor de Ingeniería del Transporte en la Universidad Europea de Madrid, analiza la situación en perspectiva. “Parece una localidad con poca densidad. Son sobre todo chalets”. Un punto que el ayuntamiento de Innisfil mencionaba. Álvarez añade que “en ese tipo de urbanismo es difícil que el autobús sea un sistema eficaz porque requiere una cierta densidad, más tipo ciudad mediterránea compacta con edificación en altura.”

Tampoco es exclusivo. Álvarez, que es consultor de movilidad y miembro del colectivo Nación Rotonda, afirma que ya hay iniciativas similares en funcionamiento en España : “El sistema de demanda con coches pequeños tiene sentido y ya se aplican cosas parecidas en otros sitios, por ejemplo en parroquias gallegas con casas dispersas por el monte y población envejecida, donde se sirven de taxis para llevar a la gente a centros de salud”.

Uber, por su parte, requiere un sistema de pago con tarjeta bancaria, además de un smartphone con conexión a Internet, algo que no todos los residentes disponen, especialmente los de mayor edad. El ayuntamiento establecerá tabletas electrónicas repartidas en edificios públicos de la localidad para solicitar un trayecto. “Suelen ser los perfiles más vulnerables y que más necesitan de un sistema de transporte público”, apostilla Álvarez.

El ayuntamiento de Innisfil trabajará con Uber para buscar formas de pagar con métodos alternativos, aunque ninguno ha sido designado todavía. En cuanto a las personas con movilidad reducida que no puedan ser atendidos con un vehículo de Uber, será una empresa de taxis local la que realice el trayecto con un vehículo especialmente adaptado.

 

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO