COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Está claro que la adopción de cloud es uno de los principales retos de las empresas y los proveedores de TI. Pero es en OpenStack en donde se ve la mayor fuerza y colaboración, según estima un importante estudio de Cloud Computing.

Juniper Research, en su análisis Consumer Markets: Strategies and Forecasts 2014-2018, asegura que la demanda de servicios en la nube por parte de los consumidores aumentará hasta alcanzar los 3.600 millones de usuarios en 2018. En esto, la implementación del modelo IaaS que se basa en módulos diferenciados e interconectados (OpenStack) apunta a generar una disrupción en el segmento como lo fue en su momento el modelo OSI.

Tras esto, este sistema operativo que abastecer la nube con grandes servidores, es el que está ganando la popularidad en el ambiente de TI. IDG también demostró en un reciente análisis que más del 64% de los gerentes de TI incluyen OpenStack en su hoja de ruta. En el mercado actual, esta apuesta genera rapidez de crecimiento, escalabilidad masiva, y arquitectura flexible y modular.

Pero, ¿Cómo opera este sistema? Aparte de gestionar el uso de los servidores, se encarga de controlar el almacenamiento y los recursos de red dentro de los data centers, mediante un panel de control a través de una interfaz web. Como otro benéficos, es que funciona bajo arquitecturas y tecnologías abiertas y de pago, siendo una estructura híbrida y heterogénea, abriendo varias posibilidades de trabajo.

Si bien como aclaran varios especialistas, esta tecnología todavía está un poco ‘verde’. De a poco se va instalando en los entornos de producción y comienza a surgir efectos positivos. Lydia Leong, analista de Gartner, aseguró que a todavía hay mucho trabajo por hacer con OpenStack para su adopción empresarial.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO