COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La compañía de seguridad informática Eset, indica cuál es la forma correcta para cuidar la seguridad durante todas las interacciones bancarias desde cualquier dispositivo móvil.

  • Utilizar un dispositivo confiable.
    Utilizar un dispositivo propio, como la computadora, la tablet o el celular, porque así resulta más fácil detectar cualquier actividad sospechosa (por ej., si el dispositivo no se comporta como siempre
  • No conectarse desde cualquier red.

    Lo ideal es no usar la red Wi-Fi pública de una cafetería ni las redes abiertas a las que se puede acceder desde cualquier lugar son las más seguras para chequear los ahorros o pagar cuentas. Si no queda otra opción, es preferible utilizar una red privada virtual (VPN) de modo que las comunicaciones queden cifradas (y, así, por más que alguien las intercepte, no las podrá leer).

  • Instalar las últimas actualizaciones.
    Instalar todas las actualizaciones del sistema operativo y del software que se utilice, de manera de no dejar abiertas posibles puertas de acceso que puedan aprovechar los ciberdelincuentes para conseguir datos o infectar el dispositivo.
  • Utilizar un programa de seguridad confiable y actualizado.

    Antes de acceder a la cuenta de banca online o de realizar un pago por Internet, es importante instalar una solución de seguridad en varias capas, confiable y actualizada, que proteja el dispositivo ante muchos tipos de código malicioso, como también de estafas que se hacen pasar por mensajes de correo electrónico o por sitios Web aparentemente inofensivos pero cuyo objetivo es robar tu información confidencial.

  • Crear una contraseña segura y no utilizarla en otras cuentas.

    Crear una buena contraseña y, una de las reglas más importantes, no volver a utilizarla para ninguna otra cuenta. Una alternativa muy útil y fácil de recordar son las frases de contraseña. Otra alternativa es el uso de gestores de contraseña, que almacenan la combinación de todas las cuentas y solo se debe recordar una contraseña maestra.

  • Utilizar la autenticación en dos fases.

    Si el banco ofrece la posibilidad de utilizar un segundo factor de autenticación (2FA) para proteger una cuenta, es bueno aprovecharlo. Es un método que le permite al banco verificar si fue el titular quien se conectó o realizó alguna transacción porque conoce cuáles son los dispositivos propios como el celular. Entonces, aunque alguien obtenga la contraseña, no va a poder utilizarla porque no será capaz de pasar la segunda verificación.

  • No dejarse engañar.

    Los ciberdelincuentes harán literalmente lo que sea para obtener información o datos confidenciales: fingirán que trabajan para el banco, enviarán notificaciones falsas o correos electrónicos con enlaces intentando que se cambie la contraseña. La mejor opción es llamar por teléfono al banco o ir en persona.

  • Utilizar el botón “Desconectar”.

    Si no se va a seguir usando la cuenta es preferible desconectarse. Si un ciberdelincuente intenta acceder a una sesión le resultará más difícil si la misma está cerrada.

  • Activar las notificaciones por mensaje de texto.

    Si se ingresa a la cuenta de banca en línea una vez por mes, o menos, es una buena opción el activar la recepción de notificaciones en el teléfono celular de manera de tener información actualizada sobre las últimas transacciones y así reconocer fácilmente cualquier actividad sospechosa.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO