COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

De acuerdo con información que llega desde Estados Unidos, Samsung ha sufrido nuevamente un revés judicial y, esta vez, las malas noticias llegan desde su propio país ya que la Universidad de Corea del Sur ha demandado a la compañía por el uso sin licencia de los procesadores FinFET.

Según ordenó el juez asignado a la causa, la empresa iba a tener que pagar más de 400 millones de dólares. Sin embargo, luego se determinó que Samsung había infringido las patentes de manera deliberada por lo que se habría triplicada el monto a pagar. Ahora, la compañía surcoreana debería desembolsar un total de 1.2 mil millones de dólares.

No es la primera vez en el año que Samsung se encuentra con problemas legales, hace un mes, la compañía surcoreana fue encontrada culpable de infringir patentes de Apple y copiar el diseño del iPhone por lo que deberá pagar aproximadamente 550 millones de dólares a la empresa fundada por Steve Jobs.

En lo que respecta a la patente, FinFET es un transistor que se utiliza en el diseño de procesadores que usan electrodos de compuerta con forma de aleta. La tecnología en cuestión permite la apertura de múltiples puertas en un único transistor, lo que permite un rendimiento superior además de reducir el consumo de energía en chipsets más pequeños.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO