José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Telefónica se hundió la semana pasada hasta niveles nunca vistos en su casi centenaria historia desde que cotiza en bolsa. Una situación que ha encendido aún más si cabe las alarmas en el consejo de administración de la operadora, que se ha depreciado un 20% en bolsa desde que a finales de noviembre anunció su plan de reestructuración. Por este motivo, la compañía va a retomar los contactos con varios fondos de Oriente Próximo para tratar de que formen una barrera de protección ante el riesgo de recibir una oferta pública de adquisición (opa) hostil.

Según han confirmado distintas fuentes, Telefónica ha mantenido reuniones en los últimos meses con fondos soberanos de Qatar, Abu Dabi, Kuwait y Singapur. Unos encuentros que fueron liderados directamente por José María Álvarez-Pallete, el presidente del grupo de telecomunicaciones, y que de momento no han llegado a buen puerto. Pero tras interrumpir los contactos por la presentación de los resultados de 2019, ya que durante semanas previas a la comunicación de las cuentas no se puede dar información confidencial a inversores, la compañía va a retomar inmediatamente las reuniones con estos fondos de Oriente Medio.

Las mismas fuentes apuntan a que Telefónica ya ha concretado una agenda que empieza esta misma semana en Londres con entidades como Mubabala, socia dubaití de la española Cepsa, Abu Daby Investmente Authority (ADIA), Kuwait Investment Authority (KIA), Qatar Investment Authority (QIA) y Temasek, un fondo de Singapur que años atrás invirtió con poca fortuna en Repsol.

Además de con estos ‘private equities’ soberanos, Telefónica mantiene sus conversaciones con CVC Capital Partners, el fondo dirigido en España por Javier de Jaime con el que lleva meses negociando una alianza a largo plazo. Una operación similar a la firmada por esta firma de capital riesgo con Naturgy, de la que es dueña del 20% del capital desde hace dos años, cuando destinó 3.600 millones de euros a tomar esta participación.

En el caso de la operadora, el paquete que tomaría CVC sería inferior, sobre todo porque el reglamento de la junta de accionistas impide a un inversor votar por más del 10% del capital con indiferencia de cuál sea su posición. Una regla sobre sociedades cotizadas que fue aprobada en 2012 por el Congreso de los Diputados a petición del Partido Popular y del PNV cuando Florentino Pérez intentaba tomar el control de Iberdrola.

La junta, fecha clave

Sin embargo, fuentes financieras indican que la ejecución de este plan tiene problemas de base. En primer lugar, porque el traspaso de sus torres de telecomunicaciones a Telxius, sociedad participada en un 50% por la propia Telefónica, tan solo sería una operación de efectos estéticos, sin apenas implicación en el fondo del asunto: la elevada deuda. En segundo lugar, porque los países que vende de Latinoamérica, como México, Argentina, Perú o Colombia, tienen muy poco atractivo —Brasil es el único mercado caliente— y los operadores actuales se encontrarían con obstáculos de competencia. Y en último lugar, porque la nueva Telefónica Tech no cuenta con un ‘track record’ de ser una empresa innovadora por la que pagar unos múltiplos altos.

En Telefónica, confían en anunciar algunas de estas transacciones antes de la próxima junta general de accionistas, que se celebrará en junio. En ese momento, Pallete, que ahora lleva cuatros años como presidente, se tendrá que presentar ante los inversores para dar explicaciones de por qué la cotización se ha desplomado cerca de un 40% desde que tomó posesión del cargo. El grupo capitaliza actualmente 27.700 millones, lejos de los más de 100.000 millones que llegó a valer hace una década.

Pallete y su círculo de confianza, renovado recientemente por cuarta vez, saben que junio es una fecha clave. También el consejo de administración, dos tercios de cuyos integrantes se han incorporado de la mano del actual presidente.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO