COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un portal de Brasil realizó 10 llamadas de diferente duración, pero siempre sobre el mismo tipo de red (de WiFi a WiFi o de 3G a 3G). El primer punto que llama la atención es que WhatsApp comprime de manera diferente las llamadas dependiendo de la velocidad de la red. En las redes 3G, cada minuto consume aproximadamente 500 KB, en tanto que en WiFi con acceso a 10 Mbps el tráfico giró en torno de los 800 KB. La diferencia en la calidad de audio es percibida entre los dispositivos de la llamada.

De esta manera, si se utiliza una red móvil para acceder a la aplicación, con 1 MB el usuario puede hablar poco menos de 2  minutos.

El uso de la aplicación podría ser favorable al usuario dentro de las llamadas off net, es decir a otros operadores. Sin embargo, no serían competitivas dentro de las on net, ya que la mayoría de los operadores de la región cuenta con planes que bonifican este tipo de comunicaciones.

Asimismo, el servicio no posibilita realizar llamadas a las redes fijas. Sin embargo, la aplicación es ventajosa para el usuario dentro de las redes WiFi, principalmente porque las ofertas de acceso fijo no suelen contar con límite de descarga de datos.

Las pruebas realizadas en Brasil mostraron que en WiFi, las llamadas fueron completadas prácticamente de manera instantánea y la calidad de audio fue considerada buena. Sin embargo, en las redes 3G, las llamadas llegaran a demorar casi 30 segundos para ser completadas.

Otro de los problemas muestra que si no se contestan las llamadas por WhatsApp, sea porque se cayeron, porque el receptor no llegó a atender o simplemente no escuchó, no recibe ninguna notificación. Hubo también casos de desconexión repentina causada tal vez por oscilaciones en la velocidad de la red o por algún problema técnico en el servicio de la aplicación.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO