COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una de las principales problemáticas a las que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en México, es su limitado acceso a servicios financieros y créditos que demanda este sector tan importante para el país.

Aunado a ello, la pandemia impactó de manera alarmante a las Pymes a nivel mundial: de acuerdo con una encuesta de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el 42.1% de estas empresas solo podrá sobrevivir tres meses con las actuales condiciones de confinamiento social. La clave para que sobrevivan, apunta dicha institución, está en la digitalización del sector.

Ver más: 40 millones de latinoamericanos se bancarizaron en los últimos meses

“Digitalizar a las Pymes, en un amplío sentido, implica que puedan operar al 100% de manera remota. Y acorde con esta propuesta están los neobancos, que además de corresponder al distanciamiento social, facilidad de acceso, entre muchas otras ventajas, también cuentan con esquemas diseñados particularmente para las Pymes; es decir, con servicios que responden a sus necesidades y las apoyen no sólo para salir de la crisis por la pandemia, sino para tener una proyección de crecimiento real a futuro”, señala Vilash Poovala, CEO y fundador de Oyster, el primer neobanco en México especializado en Pymes.

La Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (ENAFIN) 2018, realizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y el INEGI, reporta un avance importante en cuanto a conectividad paras las Pymes, pues 96% de ellas cuenta con acceso a internet, lo cual hace viable que ese mismo porcentaje pueda acceder a los servicios de banca digital.

Ver más: ¿Cuáles son los factores que están evolucionando la industria financiera?

Las Pymes son parte importante de la economía, ya que generan más de la mitad del PIB nacional; sin embargo sólo el 14% del total de las empresas del país tienen una tarjeta de crédito empresarial, y este porcentaje se concentra particularmente en las de gran tamaño, según la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (Enafin) 2018, realizada por la CNBV.

En este sentido, ¿por qué una Pyme necesita una cuenta en un banco digital?

Mayor rapidez. Debido a que todos sus servicios se pueden contratar de manera remota, los tiempos de espera para dar luz verde a los trámites son mucho menores que con la banca tradicional. Con algunos neobancos basta con dar un clic para acceder a uno de sus servicios.

Acceso 24/7. A diferencia de la banca tradicional, un neobanco está disponible las 24 horas, los 7 días a la semana, para que los clientes puedan realizar los movimientos que requieran en el momento que lo necesitan.

Más productos financieros. A través de menús sencillos, los clientes pueden conocer los beneficios y acciones que les brinda su banco digital y emplear las que sean más compatibles con sus metas financieras. Generalmente, los neobancos siempre están en busca de innovar con sus productos para ofrecer no sólo los de última generación, sino también los más útiles.

Soporte técnico. Los neobancos siempre tienen disponible asesoramiento para los usuarios.

¿Qué ofrece la banca digital para PyMEs?

La banca digital es una forma inteligente de administrar las finanzas, y para una Pyme estas funciones pueden ser de gran ayuda. Con una cuenta de banco digital pueden acceder a:

Tarjetas de crédito empresarial. Una tarjeta de crédito empresarial permite a una Pyme hacer las transacciones que requiera, con el beneficio de que cuenta con tasas de interés mucho menor a los bancos tradicionales. Además podrá realizar todos sus movimientos desde un dispositivo móvil.

Créditos empresariales. Muchas Pymes no pueden acceder a los créditos de la banca tradicional, el motivo principal es que no cuentan con historial crediticio. La banca digital considera otros aspectos más amplios para determinar si una empresa es candidata a un crédito, por ello las posibilidades para las Pymes de obtenerlo aumentan.

Categorización de gastos. Esta función permite a las Pymes llevar un mejor control sobre sus gastos, cuánto han gastado y en qué categorías. Esta visión seccionada les brinda la posibilidad de ajustar sus gastos en caso de ser necesario.

Metas de ahorro. Pueden poner metas de ahorro y destinar un porcentaje cada cierto tiempo, la meta y la forma de ahorrar varía de acuerdo a lo que la empresa establezca, es decir son metas flexibles.

Contabilidad y facturación. La banca digital cuenta con la opción de vincular herramientas de contabilidad y facturación, así las Pymes pueden empatar estos temas, que además son medulares para la empresa, a través de un solo canal.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO