COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

A casi todo el mundo se le ha sobrecalentado el teléfono, sobre todo después de una conversación muy larga. Pero ¿qué otras causas pueden provocar que un teléfono se caliente tanto que incluso deja de funcionar hasta que se enfría? Lamentablemente, no hay una respuesta única a esta pregunta, es por ello que la compañía de ciberseguridad Avast, compartió las causas más comunes por las que los teléfonos celulares se calientan y qué puedes hacer para evitar que esto suceda.

¿Por qué se calientan los teléfonos?

Es importante destacar que todos los teléfonos pueden calentarse un poco, y de hecho lo hacen de vez en cuando. Pero esto se convierte en un problema cuando un teléfono se calienta hasta el punto de que no se puede ni tocar o empieza a hacer cosas extrañas y esto puede ocurrir por diversos motivos. A continuación, te explicamos los motivos a los que se puede deber:

Juegos

Al igual que ocurre en un PC, jugar en un smartphone lleva a la CPU y la GPU a sus límites, y esto hace que generen una gran cantidad de calor. Jugar de vez en cuando no afecta al teléfono, pero en sesiones de juego de varias horas se recomienda realizar descansos frecuentes.

Hay demasiadas aplicaciones en segundo plano

Cuando minimizas Gmail para ver Facebook, en realidad no lo estás desactivando, sino que sigue activo en segundo plano. Y lo mismo pasa con todas las aplicaciones que se minimizan. Cuantas más aplicaciones se estén ejecutando en segundo plano, más tiene que trabajar el sistema para mantenerlas.

Vídeos

Sí, por desgracia es tan perjudicial para el estado del teléfono como los maratones de juego. A decir verdad, todo lo que mantenga la pantalla encendida durante periodos prolongados de tiempo y utilice la GPU del teléfono provoca que el dispositivo se caliente.

Problemas de aplicaciones y del sistema operativo

Los errores de algunas aplicaciones pueden hacer que el teléfono se sobrecaliente o haga cosas extrañas, y lo mismo pasa con el sistema operativo del teléfono.

El mayor reto: el malware

Aunque cualquiera de los problemas mencionados puede perjudicar al teléfono, ninguno de ellos es tan pernicioso como el malware. Dado que las aplicaciones maliciosas suelen ser fragmentos de código sin optimizar, acaparan la CPU y la memoria del teléfono, con lo que las asfixian y generan muchísimo calor.

Una vez identificando el culpable, es momento de enfriar el teléfono.

Desactiva la aplicación

Si observas que el teléfono se calienta después de activar una aplicación determinada, ciérrala primero minimizándola y luego ve a Ajustes > Aplicaciones > Aplicaciones en ejecución > (La aplicación que deseas cerrar) y toca Detener o Forzar detención.

Quita la funda

Una funda de teléfono puede actuar como aislamiento, lo cual puede provocar la acumulación de calor. Quítala para que el teléfono se enfríe. Si el problema persiste, usa el teléfono sin la funda.

Utiliza el teléfono en modo de baja potencia

En Android, busca el modo de ahorro de batería.

Desactiva ajustes innecesarios

Desactivar las aplicaciones que no se necesitan puede ayudar a acabar con el sobrecalentamiento y ahorrar batería. Mejor aún, activa el modo avión cuando no vayas a usar el teléfono.

Elimina la basura

La basura no es solo las aplicaciones que no utilizas, sino también datos innecesarios que las aplicaciones útiles recopilan.

Reduce el brillo

También está la opción de activar el brillo adaptable.

Actualiza las aplicaciones

Cuanto más optimizada esté una aplicación, menos recursos empleará, lo cual disminuye la probabilidad de que el teléfono se caliente.

Cambia el cable de carga

En ocasiones, un cable de carga defectuoso puede hacer que la unidad de carga funcione mal. Si el calor se concentra principalmente alrededor del puerto del cable, puede venir bien cambiar de cable.

Empieza poniendo un antivirus

Un software potente de ciberseguridad bloquea el malware en el acto y te avisa cuando un sitio web que intentas visitar está infectado.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO