Juan Manuel Campos, Gerente General, HP Inc. Argentina
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Juan Manuel Campos, Gerente General, HP Inc. Argentina

Los clientes están exigiendo que sus equipos electrónicos sean cada vez más inteligentes, rápidos, ingeniosos y ecológicos.

Ahora, los deseos y las expectativas son aún más grandes. Los clientes no solo quieren dispositivos que hagan sus vidas más fáciles y agradables, sino también prefieren los productos que trabajan en equipo, que los conectan de manera segura con sus amigos y compañeros, y satisfacen su deseo de ser buenos ciudadanos del mundo.

Para alcanzar las expectativas de los clientes, los fabricantes de productos electrónicos necesitan abarcar tres áreas emergentes de la innovación tecnológica: El Internet de las Cosas (IoT), la compatibilidad de las aplicaciones, y la seguridad End-point. Estas áreas marcarán el futuro de nuestra industria y definirán la clase de productos que los clientes quieren.

El Internet de las Cosas apenas comienza a revelar su potencial. Para el próximo año se espera que el número de dispositivos de IoT en América Latina crezca más del doble, detonando el desarrollo de más de 200,000 nuevas aplicaciones y soluciones que la aprovechan, de acuerdo con IDC. Algunos analistas esperan ver 20.400 millones de dispositivos en uso a nivel mundial para el año 2020.

A medida que la tecnología sigue madurando, la clave para crear productos de IoT bien desarrollados será partir de la experiencia del consumidor y pensar más allá del dispositivo. La conectividad y la inteligencia del Internet de las Cosas transforma los productos en servicios. También permite que las empresas puedan monitorear los usos y costumbres de los usuarios, y que los proveedores puedan pronosticar el reabastecimiento y mantenimiento.

Pensemos, por ejemplo, en una impresora que sabe cuándo la tinta se está agotando. Con la funcionalidad de IoT, la impresora puede solicitar los cartuchos de repuesto con anticipación y hacerlos llegar al cliente en un sobre reciclable con el envío pagado para retornar los cartuchos vacíos.

También hay que tener en cuenta que los clientes de hoy exigen experiencias de mayor calidad. Por lo tanto, es muy importante que el IoT sea sencillo. La funcionalidad cuyo uso es complicado, o que requiere una configuración compleja, será descartada rápidamente. La funcionalidad de IoT debe sentirse como una extensión orgánica del propósito del producto.

Los clientes que están cada vez más conectados también requieren que la aplicación tenga una compatibilidad perfectamente integrada. Por ejemplo, más que comprar una pulsera que solamente cuenta los pasos, los clientes modernos prefieren wearables que contengan una variedad de apps, tales como entrenadores fitness virtuales y registros de una alimentación personalizada. También prefieren dispositivos que se integran unos con otros, permitiendo escenarios tales como los asistentes personales que recuerdan a los usuarios cuándo deben hidratarse con base en los datos de sus wearables.

Esta clase de pensamiento en conjunto debe aplicarse a todo el universo de los productos electrónicos. Pero no hay que olvidar la importancia de la seguridad. La mejor funcionalidad, conectividad y compatibilidad, no significa nada si está comprometida. Sin embargo, ese es el riesgo de un mundo híper-conectado donde incluso una impresora de oficina puede ser un puerto de entrada para un ataque cibernético.

Michael “Mafiaboy” Calce, hacker de sombrero blanco, dice: “Las impresoras son el grupo más grande de dispositivos en un entorno de oficinas… Los hackers pueden sacar todos los trabajos de la memoria de una impresora o pueden hacer muchas otras cosas para sacar provecho, como usar los puertos de la impresora para tener acceso a toda la red.”

La mayoría de los vendedores de impresoras están haciendo un buen trabajo hoy en día para proteger los documentos de los usuarios con funciones como el pull Printing, que requiere el ingreso de un código personal por parte del usuario cuando está físicamente frente a la impresora, previo a que la página se imprima en un ambiente compartido. También protegen los datos almacenados en una impresora mediante la encriptación de los discos duros de las mismas. Las empresas deben pensar en las impresoras como cualquier otro dispositivo de oficina conectado y protegerlas como corresponde.

La seguridad End-point debe ser central en el proceso de la planeación del diseño y la fabricación de nuevos dispositivos, una responsabilidad que debe cumplirse con esfuerzo, ingenio y elegancia.

El deseo de los clientes por un nuevo dispositivo ingenioso está impulsando un aceleramiento permanente. Si te querés anticipar a esos deseos de evolución, debés escuchar lo que quieren los clientes y observar la forma en que ellos interactúan con la tecnología que ya poseen. Luego los fabricantes pueden unir esas visiones con las tendencias principales, para diseñar y desarrollar la próxima generación de dispositivos innovadores.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY