COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Amazon y sus principales rivales, Microsoft y Google, son jugadores agresivos en la llamada computación de hiperescala, que proporciona potencia digital que se incrementa rápidamente cuando se necesita en tiempo real.

Combinadas, las tres empresas erogaron US$ 31.540 millones en 2016 en gastos de capital y arrendamientos de capital, de acuerdo con los documentos de las compañías. La cifra representa un 22% más que en 2015.

Si bien no todos los dólares se gastaron en centros de datos que ofrecen infraestructura como servicio, cada compañía describe la nube como un área de inversión importante.

Fuente: The Wall Street Journal
Fuente: The Wall Street Journal

Los inversionistas están dispuestos a tolerar la pesada ficha, como suelen hacer para la exploración de energía, o por empresas de telecomunicaciones que despliegan vastas redes de fibra. Eso se debe a que el beneficio potencial es grande: una parte de los cerca de US$ 500.000 millones gastados el año pasado en computación, almacenamiento, redes, tecnología de bases de datos y más, según Gartner. La consultora indica que ese gasto pasa de los propios servidores de los clientes a la nube y se concentra en pocas empresas.

A su vez, la inversión masiva crea una barrera para posibles rivales que tendrían que gastar decenas de miles de millones de dólares para igualar la capacidad de computación que ya tienen Amazon, Microsoft y Google.

Algunos de los primeros participantes en el mercado cloud han cambiado de estrategia. En 2015, Hewlett-Packard cerró su Helion Public Cloud, que luchó para generar ingresos. IBM compró SoftLayer Technologies en 2013, en parte, para competir mejor con Amazon. Sin embargo, la big blue comenzó a poner más énfasis en ofertas de mayor margen, como la analítica de datos.

Un rival que no quiere alejarse es Oracle. El pasado verano boreal, la compañía de software dio a conocer los servicios de infraestructura en la nube que desafiarían el dominio de Amazon, según la misma empresa. Sin embargo, el gasto de Oracle en infraestructura de cloud es pálido en comparación con el de Amazon, Microsoft y Google. En los cuatro trimestres previos a  febrero, el gasto de capital de Oracle, que incluye el desarrollo de centros de datos, fue de US$ 1.700 millones.

La cantidad de dinero requerida para construir una huella global de data centers es enorme, aunque las compañías raramente detallan el gasto. En un discurso en una conferencia de Amazon en Las Vegas en noviembre, James Hamilton, un vicepresidente de Amazon, dio alguna indicación. Las regiones AWS comprenden de dos a cinco “zonas de disponibilidad”, y varias incluyen 300.000 servidores diseñados a medida.

Las regiones de Google han costado entre US$ 300 millones y US$ 600 millones, según publicó WSJ. Eso no incluye los costos de mantenimiento, las tarifas de consumo de energía, las actualizaciones de hardware, entre otros puntos que hacen que el funcionamiento de los centros de datos también sea costoso.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO