COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las criptomonedas, poco a poco, lograron ubicarse en la boca de muchos, pero en el entendimiento de pocos. El Bitcoin, quizás el ejemplo más conocido, ha sido una sensación mediática y una moda de inversión. Pero hasta ahora ésta nueva forma de almacenar y gastar valor ha inspirado un enorme debate. El mercado de las criptomonedas ha sido llamado como uno de los “mayores avances tecnológicos desde la Internet” y también ha adquirido nombres como “agujero negro”.

“El mundo de las criptomonedas representa el comienzo de una nueva fase, que ya está en marcha. Son mercados impulsados por la tecnología que tienen el potencial de romper con las estrategias de mercado convencionales, prácticas comerciales de hace mucho tiempo, y perspectivas regulatorias establecidas, para el beneficio de los consumidores y en general más eficiencia macroeconómica”, opina al respecto Mariana Melbardis, socia de PwC Argentina.

Ver más: ¿Por qué los comerciantes deberían considerar a Bitcoin?

El mercado de las criptomonedas se desarrollará a un ritmo marcado por los participantes clave, y para que llegue a la siguiente fase en su evolución hacia la corriente principal de aceptación y expansión estable, cada uno de los cinco participantes clave -comerciantes y consumidores, desarrolladores de tecnología, inversores, instituciones financieras y los reguladores- deberá desempeñar su papel:

  1. Consumidores y comerciantes: Para los consumidores, las criptodivisas ofrecen pago entre pares más barato y rápido que las opciones tradicionales, sin necesidad para proporcionar detalles personales. Si bien las criptodivisas siguen ganando cierta aceptación como opción de pago, la volatilidad de los precios y la oportunidad de realizar inversiones especulativas alientan a los consumidores a no utilizar criptografía para comprar bienes y servicios, sino para comercializarlos.
  2. Desarrolladores de tecnología: El mercado de la criptodivisa recién ha comenzado a atraer talentos con la profundidad, la amplitud y el enfoque de mercado necesarios para llevar la industria al siguiente nivel. Sin embargo, para que el mercado gane aceptación a gran nivel, los consumidores y las empresas necesitarán ver la criptodivisa como una solución fácil de usar para sus transacciones comunes. Además, la industria necesitará desarrollar tecnología y protocolos de seguridad cibernética.
  3. Inversores: Los inversores parecen estar seguros de las oportunidades asociadas a las criptomonedas. El valor inherente de la tecnología subyacente da a los inversores buenas razones para ser optimistas.
  4. Instituciones financieras: Tradicionalmente, los bancos han conectado a los que tienen dinero con los que lo necesitan. Pero en los últimos años, esta posición de intermediario se ha diluido, y la desintermediación en el sector bancario ha evolucionado rápidamente. Esto ha sido el resultado del aumento de la banca por Internet; el incremento del uso de métodos de pago alternativos por parte de los consumidores, y los avances en los pagos móviles.
  5. Reguladores: Las actitudes de los gobiernos de todo el mundo son inconsistentes en lo que se refiere a la clasificación, el tratamiento y la legalidad de las criptomonedas. Las reglamentaciones también están evolucionando a ritmos diferentes en las distintas regiones.

Ver más: ¿Qué nos depara el mercado del bitcoin para el 2021?

Un concepto erróneo común sobre las criptomonedas es que las transacciones son completamente anónimas. Desde el punto de vista legal, la transacción puede rastrearse hasta la persona/entidad (si se sospecha que hay una actividad ilegal) utilizando una combinación de procedimientos que incluye la identificación del destino de la transacción a través del libro de transacciones disponible públicamente. Sin embargo, en medio de las crecientes preocupaciones del robo de identidad y la privacidad de los datos, este “pseudoanonimato” ofrece ventajas para los consumidores.

Desde la perspectiva de los negocios, las criptodivisas ofrecen bajas comisiones de transacción y menor riesgo de volatilidad resultante de su instantaneidad y eliminan el acuerdo de posibilidad de devolución de cargos. En el futuro, es posible estos beneficios se vean diluidos por las nuevas regulaciones que cubren elementos como las reglas de devolución de cargos o la protección del consumidor.

La mayor oportunidad para las empresas aquí no está en el negocio, como de costumbre, sino en la oferta de productos, servicios y negocios innovadores y modelos disruptivos impulsados por las necesidades de los consumidores mundiales, especialmente los que se centran en la tecnología.

Este enfoque no sólo debe satisfacer la demanda de los consumidores, sino también disminuir riesgos comerciales asociados a la liquidación de pagos, ciberseguridad y los requisitos reglamentarios.

“Claramente, hay desafíos para las criptomonedas a corto plazo. Como tecnología disruptiva seguirá dividiendo opiniones y enfrentando escepticismos. A medida que las normas regulatorias se vayan adoptando y refinando, y los productos creativos entren al mercado, y los precios de las criptomonedas se estabilicen, veremos mayor confianza por parte de todos los participantes del mercado” finaliza Melbardis.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO