COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Después de una investigación de tres años, la Comisión de Comercio Justo de Corea señaló ayer que Qualcomm violó la ley antimonopolio al limitar el acceso de los fabricantes de chips competidores a sus patentes. La compañía también obligó a los fabricantes de teléfonos móviles a acuerdos de licencia injustos al negarse a suministrar chips telefónicos cruciales a aquellos que no estaban de acuerdo con sus términos, de acuerdo con el regulador. La sanción para Qualcomm podría llegar a US$ 853 millones.

Los primeros anuncios de la investigación tuvieron lugar hace poco más de un mes.

El proveedor de chips utilizó su posición en el mercado como una herramienta de apalancamiento en sus negociaciones con los fabricantes de teléfonos móviles para obligarlos a aceptar condiciones injustas, dijo Shin Young-son, secretario general de la comisión.

Qualcomm impugnará la decisión, rechazando la sugerencia de que había obstaculizado la capacidad de otros proveedores de chips para vender. La compañía señaló que las prácticas de concesión de sus licencias existen hace décadas y que el regulador no las había cuestionado en el pasado.

El negocio de Qualcomm se divide en gran medida en su unidad de fabricación de chips y unidad de licencias de patentes. La compañía obtuvo más de US$ 23.000 millones en ingresos en su año fiscal 2016, de los cuales el 34% provino de su negocio de licencias de patentes.

Qualcomm cobra a los fabricantes de teléfonos móviles hasta un 5% de regalías sobre la base del precio al por mayor de sus dispositivos. La compañía normalmente no emite licencias para su tecnología inalámbrica a otros fabricantes de chips. Menos del 3% de sus ingresos por licencias provienen de las regalías de los fabricantes de teléfonos coreanos en su año fiscal 2016 finalizado el 25 de septiembre.

Entre los principales clientes de Qualcomm se encuentran las surcoreanas Samsung Electronics y LG Electronics, quienes no hicieron comentarios sobre la sanción a la estadounidense.

En su decisión, el regulador surcoreano dijo que el modelo de royalties de Qualcomm es injusto para los fabricantes de teléfonos móviles, ya que requiere que compren licencias completas de tecnología inalámbrica, incluidas las que no utilizan. Además, requiere que los fabricantes de teléfonos móviles proporcionen sus patentes a Qualcomm de forma gratuita, dijo la comisión, pidiendo a la compañía que cambie su modelo de negocio.

Qualcomm planea una apelación vigorosa, lo que significa que el asunto es poco probable que se resuelva en los próximos años. Pero mientras que el resultado es difícil de predecir, los inversionistas no deben esperar que la presión se calme en el corto plazo. La posición de Qualcomm en el mercado móvil es demasiado fuerte para no invitar a un desafío, y últimamente esos desafíos parecen estar llegando a nivel gubernamental-impulsado por intereses nacionalistas.

No es la primera vez que Qualcomm es acusado de prácticas anticompetitivas en Asia. El año pasado, Qualcomm acordó un acuerdo con autoridades antitrust chinas que incluyó una multa de US$ 975 millones y requirió a la compañía para alterar sus prácticas comerciales. Europa también ha indagado sobre las prácticas comerciales de la compañía estadounidense.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO