COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Comisión Europea ha abierto dos investigaciones formales contra Qualcomm por posible comportamiento abusivo en el mercado de chipsets para dispositivos electrónicos de consumo.

La primera de estas investigaciones será para examinar si el fabricante estadounidense ha violado las normas antimonopolio de la UE que prohíben el abuso de posición dominante en el mercado. Puntualmente, se centra en las condiciones de suministro de determinados chipsets para estándares 3G (UMTS) y 4G (LTE) y que son utilizados para entregar conectividad móvil en teléfonos inteligentes y tabletas.

[blockquote align=”right”]Por infringir la ley antimonopolio, debió pagar una multa récord de US$975 millones en China.[/blockquote]

En este caso, la Comisión investigará si la empresa ha otorgado pagos, reembolsos u otros incentivos financieros a sus clientes con la condición de que adquiera la totalidad o una parte significativa de sus requerimientos de chipsets de Qualcomm, y si tal comportamiento podría obstaculizar la capacidad de los rivales competir.

La segunda investigación se refiere a las prácticas de fijación de precios de Qualcomm con respecto a ciertos chipsets para estándares 3G (UMTS) y que se utilizan para entregar conectividad móvil celular. En particular, la Comisión evaluará si Qualcomm ha participado en la venta de estos chipsets a precios inferiores a los costos, con la intención de obstaculizar la capacidad de competir de los rivales.

Sobre este tema, la comisaria europea encargada de la política de competencia, Margrethe Vestager, dijo que “Estamos presentando estas investigaciones porque queremos estar seguros de que los proveedores de alta tecnología pueden competir por méritos propios de sus productos. La competencia efectiva es la mejor manera de estimular la innovación”.

No es la primera vez que el fabricante de microprocesadores estadounidense se ve involucrado en una investigación por prácticas monopólicas.

El año pasado vivió una situación similar en China, con la Comisión Nacional de Reforma y Desarrolló del país asiático acusándolo de haber abusado de posición dominante en el mercado con cobros excesivos de tecnología y limitando la competencia. Por infringir la ley antimonopolio, debió pagar una multa récord de US$975 millones. Además de la multa, el organismo estatal obligó a la empresa a modificar sus prácticas de concesión de licencias en China

En cuanto a la situación en Europa, no existe un plazo legal para completar las investigaciones sobre la conducta anticompetitiva, todo dependerá de una serie de factores, incluyendo la complejidad del caso, el grado en que la empresa en cuestión coopera con la Comisión y el ejercicio de los derechos de defensa.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO