COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ben Timmons, director sénior de desarrollo de negocio de Qualcomm, reconoce que su firma no lo ha tenido fácil para no quedar atrapada en la competición por figurar como “primera” en algún aspecto de la 5G. En cualquier caso, entiende que los fabricantes se han esforzado muchísimo por efectuar el lanzamiento comercial de un dispositivo 5G ya durante el primer trimestre de 2019.

Timmons ha tomado la palabra en la sesión informativa 2018 5G State of Play convocada en Londres por Qualcomm y ha reconocido que la 5G “parecía lejana” hace tan solo unos meses, pero que el trabajo efectivo en desarrollo de dispositivos e interoperabilidad ha logrado que las perspectivas en torno a la próxima generación tecnológica sean mucho más “tangibles”.

Al comentar los progresos recientes, Timmons advierte que no siempre está claro qué es lo que quiere decir cada uno cuando afirma que es el “primero” en algún aspecto de la 5G, por mucho que fabricantes, operadoras, empresas como la propia Qualcomm e incluso los gobiernos nacionales traten de “demostrar que van en cabeza”.

Añade que “han proliferado las demostraciones y anuncios que han tenido un papel importante en la tecnología 4G, pero en usos específicos, como por ejemplo el Massive MIMO, que es una especie de 5G. Con todo, lo bueno es que todos los implicados están volcados en hacerlo realidad, por lo que sería injusto mostrarse demasiado crítico con los anuncios, demostraciones, ensayos y pruebas piloto.”

Explica que el ecosistema debería contar con 5-15 smartphones y otros tipos de equipamiento para usuarios, que funcionen con 5-6 fabricantes principales de infraestructuras para la 5G, porque si no, “no conseguiremos nada. Y es ahí donde queremos dirigirnos.”

La ruta hacia la comercialización

En su presentación, Timmons ha subrayado la importancia de la interoperabilidad entre la tecnología de su firma (como por ejemplo el módem Snapdragon X50 5G) y las plataformas de redes de infraestructuras de los fabricantes, porque dicho aspecto es “vital” para que la tecnología progrese.

El directivo ha recordado que 2018 es el año en el que la firma ha logrado superar los obstáculos de la interoperabilidad y ha llevado a cabo una demostración conjunta con Ericsson y Nokia en el Mobile World Congress. En dicha demostración, ha probado que “la tecnología que desarrollamos y que se ha incorporado efectivamente a los dispositivos funciona y puede interactuar con la de otros suministradores de infraestructuras”.

Afirma que dicho hito tiene una enorme importancia. A fin de contextualizarlo, explica que su empresa se había mostrado “crítica” con demostraciones tempranas de 5G en las que se utilizaban sistemas que pertenecían íntegramente a un único suministrador.

“Si el equipamiento de redes y el de dispositivos interoperan porque provienen de un mismo fabricante, tampoco se consigue nada especial. Lo que de verdad importa es que la tecnología de mi dispositivo funcione con las infraestructuras de un tercero, y eso es lo que siempre hemos buscado.”

Dispositivo de prueba

Un elemento central en el desarrollo de la 5G en Qualcomm ha sido su teléfono 5G de pruebas, equipado con el chip X50. Timmons explica que, en la actualidad, ingenieros, fabricantes de infraestructuras y operadoras utilizan el dispositivo “para probar el funcionamiento de la 5G”.

Si bien este es claramente más grande que los smartphones de gama alta actuales, Timmons afirma que los dispositivos 5G de prueba de los competidores (a los que no ha nombrado) se parecen más bien a “una caja con aspecto de grabador de vídeo”.

El dispositivo de prueba con su chip X50, y el próximo procesador Snapdragon que se presentará en su convención de Hawai a finales de este año, hacen confiar a Timmons en que Qualcomm ha entrado en una “ruta efectiva hacia la comercialización”.

El directivo confía en que los clientes de su empresa “salgan al mercado a finales del primer trimestre o principios del segundo gracias a los smartphones equipados con X50. Puede que todavía no se disponga de ninguna red y las operadoras no hayan previsto planes de lanzamiento para esas fechas, pero si tenemos en cuenta el proceso en el que estamos inmersos, las pruebas de interoperabilidad que realizamos con los fabricantes de infraestructuras y el desarrollo del smartphone comercial, podemos decir que vamos por buen camino.”

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO