COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El acrónimo 5G hace referencia a la quinta generación de la comunicación móvil. La “G” se emplea para designar las distintas generaciones de la tecnología de comunicación para dispositivos móviles que se han introducido o se introducirán. La tecnología 5G es capaz de funcionar en la onda milimétrica (un espectro de frecuencias superaltas que abarca desde los 24 hasta los 100 GHz), de manera que la cantidad de espectro disponible para la tecnología 5G hace que los datos se puedan transferir mucho más rápido de lo que es posible actualmente.

Entre los demás elementos clave de la tecnología 5G, se incluyen el uso ampliado de sistemas de antenas MIMO (del inglés Multiple Input, Multiple Output [múltiple entrada, múltiple salida]), una implementación sofisticada de la tecnología de conformación de haces para transmitir señales a los usuarios finales de una forma más directa, y la segmentación de redes, que consiste en la división inteligente de recursos en base al servicio o la aplicación que se proporcione. La amplia diversidad de cambios tecnológicos y de infraestructura inherentes a la implementación de la tecnología 5G brindará enormes ventajas, así como posibles desafíos para cada uno de los usuarios, negocios y proveedores de servicios.

¿Qué velocidad ofrece la tecnología 5G?

La conversión a la tecnología 5G y el avance en términos de velocidad que esta supone vendría a ser como pasar de un carromato a un avión de pasajeros transcontinental de un salto.

Los operadores que han llevado a cabo pruebas de velocidad con la tecnología 5G han registrado velocidades de hasta 70 Gbps. En simulaciones patrocinadas por el sector, también se han obtenido unos resultados impresionantes, con unas velocidades de datos que se han incrementado de 71 Mbps para los usuarios de la tecnología 4G a 1,4 Gbps para los usuarios de la tecnología 5G en la onda milimétrica.

Este aumento de velocidad viene acompañado de una enorme disminución de latencia. Este factor tendrá gran importancia en el caso de tecnologías emergentes como los coches autónomos y la cirugía robótica “virtual”, que dependen de la comunicación instantánea. Con la tecnología 5G, cabe esperar una latencia de un rango de 1 milisegundo (ms), mientras que la tecnología 4G suele tener una latencia de 20 ms.

Rango de la tecnología 5G

Las ventajas y desventajas de la velocidad a frecuencias de la onda milimétrica son limitadas. En las pruebas del rango de servicio de la tecnología 5G en la onda milimétrica se han obtenido resultados a aproximadamente 500 metros de la torre, lo que significa que se requeriría una propagación muy extensa de los sistemas de antenas MIMO para realizar una verdadera implementación autónoma de la tecnología 5G. Además, la imposibilidad de las señales de onda milimétrica de atravesar los obstáculos limita aún más el potencial del rango, ya que estos obstáculos se tendrían que tener en cuenta en el diseño de las redes para los usuarios móviles. Las limitaciones de rango han promovido una tendencia hacia arquitecturas más flexibles en la tecnología 5G, con la descomposición de la estación base en nuevos elementos lógicos. Esto facilita una implementación flexible de la red con los bienes inmuebles disponibles mediante la adición local de algunas funciones que ocupan un espacio mínimo y otros requisitos necesarios para emplazamientos radioeléctricos donde existen limitaciones.

Si tenemos en cuenta esta profética problemática en términos de rango, el anclaje con LTE o la tecnología 5G de banda baja podrían seguir formando parte de las redes 5G en un futuro inmediato, de manera que solo los usuarios cerca de las antenas se beneficiarían de todas las ventajas. La tecnología de small cells y otras ingeniosas alternativas a la típica estación base se pueden emplear de forma eficaz para hacer que las redes 5G autónomas sean viables.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO