COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Ignacio Perrone, Gerente de Investigación para América Latina de Frost & Sullivan (@ignacioperrone)

La respuesta a la pregunta del título es simple. El caudal de agua que sale de una manguera de bomberos es enorme. Si uno quiere beber, tan solo hace lo que puede por tomar un sorbo con la boca, con la seguridad de que será solo una pequeña porción de lo que se vierta. Esa fue la sensación al culminar la cumbre de analistas que formó parte del IBM Think 2019. Tres días con una sobredosis de información regional, por tecnología, y en especial en áreas de punta que dejaron a más de uno con los ojos abiertos y las orejas zumbando.

El arranque no podía ser mejor. Luego de un precalentamiento con charlas específicas para América Latina, en las que se remarcaron las áreas de foco para la empresa (nube, analíticos, inteligencia artificial, seguridad, Internet de las Cosas y blockchain) y se vieron interesantes casos de clientes, llegó el plato fuerte. Un debate entre una máquina y un humano. Con los antecedentes en otras competencias (ajedrez o go), la expectativa era ver a Project Debater (así fue bautizado el proyecto y la máquina que lo encarna) hacer morder el polvo a su contrincante de carne y hueso (Harish Natarajan, campeón de debates y líder de riesgo económico en AKE International).

Sin embargo, hay que decir que las reglas del debate (aunque justas para todos) no favorecieron a la máquina, que perdió. Pero eso es un detalle. Lo impresionante fue escuchar esa voz femenina argumentar sobre un tema polémico (¿deberían recibir subsidios las escuelas pre-escolares?) que había sido informado a los participantes unos 15 minutos antes. Pero eso no fue todo. Tal vez lo más impresionante fue ver cómo la máquina “escuchaba” los argumentos de Harish y los rebatía, basándose mayormente en datos (estudios científicos). La argumentación del humano se inclinó un poco más hacia lo emocional. Probablemente por eso, aunque el balance de la opinión de la audiencia se inclinó levemente hacia Harish, el público declaró que había aprendido más de la máquina en el proceso. En cualquier caso, fue una muestra muy interesante de los avances y promesas de la inteligencia artificial.

El segundo punto fuerte del evento fue el keynote de Ginni Rometty, presidente y CEO mundial de IBM. Una hora y media intensa, con el énfasis puesto en mostrar cómo las empresas están entrando en el “capítulo 2” de la adopción de la nube y la transformación digital, que involucra expandir la escala, apalancar los datos de nubes públicas, privadas y por supuesto entornos híbridos, y poner a la inteligencia artificial en el centro de sus procesos de negocio. Hubo de todo menos aburridos slides de powerpoint: clientes importantes, empleados, y por supuesto, el presidente y CEO de Red Hat, pues gran parte del mercado está observando de cerca la intención de compra de esta empresa. Destaque también para el tema de la responsabilidad a la hora de crear e implementar tecnología, un tema repetido todo el tiempo, junto al de la inclusión.

En mi escala, el tercer y último destacado se lo lleva la charla de computación cuántica. Claro que hubo muchas otras cosas interesantes. Pero lo que está haciendo IBM en el terreno cuántico, y en especial su IBM Q Network, que implica poner al alcance del público (o de otros investigadores más bien) herramientas sin precedentes, es verdaderamente sorprendente. Los IBMers son todo lo cautos que se puede ser en un terreno en el cual es muy fácil dejarse llevar por la excitación desmedida (o su opuesto, el escepticismo extremo), pero los impactos son sencillamente imposibles de prever. Las promesas están ahí.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO