COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Índice Big Mac es publicado por The Economist como una manera informal de medir la paridad del poder adquisitivo (PPA) entre dos monedas y proporciona una prueba del grado en que los tipos de cambio del mercado derivan en bienes que cuestan lo mismo en diferentes países. Básicamente busca hacer que la teoría del tipo de cambio sea un poco más asimilable.

El índice toma su nombre de la Big Mac, una hamburguesa que se vende en los restaurantes de McDonald.

El índice Big Mac fue introducido en The Economist en septiembre de 1986 por Pam Woodall como una ilustración semi-humorística de la paridad del poder adquisitivo y ha sido publicado por ese periódico de forma anual desde entonces. Este indicador también dio origen a la palabra burgernomics.

Para los entusiastas de la economía, el plato de comida rápida elegido siempre será una McDonald’s Big Mac, cuyo precio subyace en el índice Big Mac , la guía de The Economist sobre los tipos de cambio globales. Según nuestro último lote de datos, la mayoría de las monedas se han fortalecido frente al dólar en los últimos meses, a medida que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se han aliviado y las perspectivas de crecimiento global han mejorado. Aún así, el dólar sigue siendo fuerte según los estándares históricos y aún puede caer aún más en 2020.

El índice Big Mac se basa en la teoría de la paridad del poder adquisitivo, que sostiene que los tipos de cambio deberían ajustarse hasta que el precio de una canasta de bienes idéntica cueste lo mismo en todas partes. Nuestra cesta tiene solo un artículo, un Big Mac. El sándwich de dos pisos es especialmente adecuado para dicho análisis gracias a su consistencia (es casi idéntico en todas partes) y su ubicuidad (se vende en más de 100 países).

El tipo de cambio PPA Big Mac entre dos países se obtiene dividiendo el precio de una Big Mac en un país (en su moneda) por el precio de una Big Mac en otro país (en su moneda). Este valor se compara con el tipo de cambio real; si es menor, entonces la primera moneda está subvalorada (según la teoría de la PPA) en comparación con la segunda, y por el contrario, si es superior, entonces la primera moneda está sobrevalorada en comparación con la segunda.

Considere el yuan chino. Una Big Mac cuesta 21,50 yuanes, o $ 3,12, en China, en comparación con $ 5,67 en Estados Unidos. Burgernomics sugeriría, por lo tanto, que el yuan está infravalorado en un 45% frente al dólar; ajustado por el PIB por persona, está aproximadamente un 8% por debajo del valor razonable.

¿Qué monedas están más o menos valoradas por esta medida? Solo dos, la corona noruega y el franco suizo, se ven bien en relación con el dólar. En otros lugares, las monedas parecen baratas, y algunas lo han sido aún más. En Chile, que ha sido sacudido por las protestas antigubernamentales desde octubre, el peso ahora está infravalorado en un 40% frente al dólar según nuestro índice. La lira turca, mientras tanto, está infravalorada por un enorme 61% frente al dólar. En octubre, Turquía invadió el noreste de Siria tras la retirada de las tropas estadounidenses por el presidente Donald Trump, lo que provocó que la lira cayera. En las últimas semanas, las tensiones entre Irán y Estados Unidos también han sacudido los mercados de divisas, empujando a los inversores hacia monedas de refugio seguro como el yen japonés y el franco suizo.

Mirando hacia el futuro, la mayoría de los economistas esperan que el crecimiento de la economía mundial se acelere en 2020 y que el dólar se deprecie. Para Trump, que tiene apetito tanto por Big Macs como por un dólar débil, esto sería algo para disfrutar.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO