COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

AT&T evalúa la venta de DirecTV en América Latina, cuyo valor ronda los US$ 10.000 millones. La postura de la empresa estadounidense revela su desinterés por la región, con la excepción de México, donde adquirió Iusacell y Nextel para armar una red norteamericana de servicios móviles.

En ese sentido, los análisis y las especulaciones sobre el avance de AT&T en territorio latinoamericano quedan como un proceso de ejercicio teórico si avanzan sus intenciones de desprenderse de DirecTV, tal como anunciaron agencias globales de noticias.

Las hipótesis, ahora, rondan en quién podría estar interesado en la empresa de DTH. Y aparecen dos nombres en la fila de largada: Liberty Global y Telefónica. No se descarta que pueda haber más interesados.

En noviembre, Liberty Global cerró la compra de Cable & Wireless Communications (CWC) por ,  un total de US$ 8.000 millones. La transacción le redundó en negocios en 14 mercados del Caribe y en Panamá.

Días atrás, el CEO de la compañía, Michael Fries, dijo que la empresa tiene en mente nuevas adquisiciones, tanto en Latinoamérica como en Europa. Sobre esta aseveración se entiende que Liberty podría estar interesada en DirecTV.

El fuerte de Liberty Global es el negocio de la TV por cable y la banda ancha. Sin embargo, la tecnología satelital que utiliza DirecTV vuelve difícil empaquetar servicios de banda ancha cableada. La empresa ha emprendido una estrategia de ofrecer accesos de banda ancha inalámbrica con tecnología 4G LTE de manera fija, no móvil. El servicio es ofrecido, por ejemplo, en Brasil, y planea lanzarlo en Perú y Venezuela.

Frente a toda operación de envergadura siempre aparece el nombre de Telefónica. La compañía busca convertirse en un operador digital, con énfasis en servicios de video. La compra de DirecTV reforzaría la presencia de la española en el mercado de TV paga latinoamericano.

No obstante, debería evitar trabas regulatorias por posición dominante, como el caso de Brasil y otros mercados. La regulación de Argentina también le impediría ofrecer el servicio en ese país.

De todas formas, Telefónica tiene diferentes frentes abiertos antes de comprar DirecTV en América Latina: debe cerrar la venta de O2 Reino Unido, ya acordada en marzo 2015 con el grupo Hutchison Whampoa por alrededor de € 14.000 millones, pero aún sin aval regulatorio de la Comisión Europea. Medios españoles indican que existen serias dudas sobre su aprobación. Allí, Telefónica se haría de efectivo para avanzar con DirecTV y podría alivianar su deuda de € 49.691 millones (a septiembre 2015), uno de sus compromisos. Otra meta asumida por la compañía española es contemplar una fuerte política de pago dividendos, ratificada días atrás con la distribución de € 0,75 por acción totalmente en efectivo en 2016.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO