Masayoshi Son, CEO de Softbank
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En medio de esta crisis sanitaria a la que se sumó una crisis social y financiera sin antecedentes, vemos cómo los grandes bancos, empresas y multinacionales luchan denodadamente por salir airosas de la misma.

El fundador y CEO del grupo japonés Softbank, Masayoshi Son, culpó al “valle del coronavirus” por las pérdidas récord en el último año fiscal: US$18.700 millones. Gran parte de ese déficit obedece a las crisis que atraviesan Uber y WeWork, dos de los “unicornios” que integran la cartera de inversiones de Vision Fund, un fondo de capital de riesgo especializado en identificar startups tecnológicas, especialmente del Silicon Valley. “El coronavirus es una crisis sin precedentes, pero creo que algunos de ellos lograrán atravesar el valle”, expresó Son, con fingido optimismo.

El mayor operador de franquicias de Pizza Hut y Wendy’s, en bancarrota

“Los viajes como los conocíamos se han acabado”, según el CEO de Airbnb

Mercado Libre, a punto de superar los u$s50.000 millones de valor de mercado

El rojo histórico de Softbank es revelador en parte. Porque la pandemia potenció a colosos tecnológicos argentinos e internacionales, como Amazon, Mercado Libre, Tesla y Globant, y derribó a promesas rutilantes, como Uber, AirBnb y Despegar.

Las cuarentenas y los cierres de fronteras alteraron todos los pronósticos. El coronavirus disparó negocios ascendentes, como el eCommerce y los pagos digitales. Y complicó las proyecciones de startups disruptivas, todas agrupadas bajo el concepto de “uberización”. “Son empresas que dependen del financiamiento para consolidarse y hoy el capital de riesgo está a la defensiva”, interpretó el economista Diego Martínez Burzaco, especializado en mercados de capitales.

 

AirBnb, Uber y WeWork (que alquila espacios de oficinas, o coworking) tratan de adaptar sus modelos de negocio al nuevo escenario postpandemia. Las últimas dos, bajo la estricta supervisión de Vision Fund, su principal inversor. Fundada en 2010 por el israelí Adam Neumann, WeWork tiene 528 edificios distribuidos en 29 países, entre ellos la Argentina. Hace dos años, Softbank invirtió US$6.000 millones en el proyecto y pasó a controlar el 80% del paquete accionario. “A pesar de los esfuerzos, la empresa nunca pudo salir a la bolsa y la pandemia le puso techo a sus aspiraciones”, opinó Burzaco.

Parafraseando a Son, habrá que ver cuáles podrán atravesar el “valle del coronavirus”. WeWork llegó a valuarse en US$47.000 millones, precisamente por la magnitud de la inversión de Softbank. Uber consiguió salir a la bolsa y su capitalización de mercado no logra superar los US$10.000 millones, muy por debajo de las expectativas. “El Nasdaq tiene un alto componente de expectativas. De alguna manera, las acciones tienen un precio alto porque se apuesta a un potencial desconocido”, afirma el director de Portfolio Personal, Santiago Abdala.

De cualquier modo, el Nasdaq vuela cada vez más alto. El índice donde cotizan las compañías tecnológicas cayó inicialmente en el inicio de la pandemia hasta tocar su piso el 23 de marzo. Desde ese momento, las acciones en promedio repuntaron casi 48%, con el impulso de las llamadas FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google), que “están en sus máximos históricos”, dice Martínez Burzaco. Más todavía, el experto subraya que la valoración del quinteto sumado a Microsoft “representa el 25% del índice S&P500”, el listado de las 500 compañías más valiosas del mundo.

Y eso también por la pandemia. Los cambios abruptos tienen que ver, precisamente, por los negocios que despegaron fruto de las restricciones obligatorias para evitar la propagación del coronavirus: el comercio electrónico, los pagos digitales y el servicio de streaming. El impacto llegó al país, tal como reflejan las cotizaciones de los unicornios argentinos. Mercado Libre, la criatura creada por Marcos Galperin, está a punto de quebrar una valuación histórica de US$50.000 millones. Del 23 de marzo a la fecha, la acción de Mercado Libre subió 118% y es, por lejos, la empresa argentina más valiosa de la historia. Desplazó de ese lugar de privilegio a YPF (Repsol), que alcanzó un valor máximo de US$27.307 millones en septiembre de 2005. Hoy la petrolera reestatizada vale menos del 10% de aquella cotización: US$2.273 millones.

Globant es otro de los unicornios que ganó altura con la crisis. Las acciones del gigante del software subieron 105% en este período y su valor de mercado es de US$ 6.100 millones.

La irrupción del coronavirus, un cisne negro, produjo desequilibrios impensados. De todos modos, las cotizaciones bursátiles (alzas y bajas abruptas) generan distintas interpretaciones. “Algunos modelos de negocio son originales, se pusieron de moda y a veces produce burbujas difíciles de explicar”, opina Martínez Burzaco. En este sentido, recalcó que las acciones de Amazon, Microsoft y Google tienen valores récord. “Los ciclos financieros, a veces, anticipan los cambios en la economía real. Pero la disociación actual fue demasiado lejos, por lo cual es probable una futura corrección del mercado”, añadió al respecto el especialista.

Habrá que seguir de cerca para poder ver al final de esta crisis quién sale airoso de este trance.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO