COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

La ciencia tecnológica avanza a pasos agigantados día a día. Cuando en 1987 Edward Neumeier y Michael Miner escribieron el guión de RoboCop, todo era pura ciencia ficción. Veintinueve años después estamos cerca de que sea una realidad. Todavía no partimos de la base de darle vida a un ser humano ya fallecido……Robocop (1)pero sí podemos reconstruir partes del cuerpo humano que hayan sufrido lesiones, accidentes graves, amputaciones o hayan nacido con alguna patología logrando hacerlas funcionales.

Ejemplos de ellas tenemos:

  • El oído biónico o implante coclear, que se realiza ante la presencia de pérdidas auditivas bilaterales profundas o totales. El dispositivo se compone de dos partes: una interna, que se coloca dentro del cráneo del paciente, y una externa, ubicada fuera de él que consta de un micrófono, un procesador y un transmisor. Funciona como un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo. Estas señales eléctricas son procesadas a través de las células nerviosas cocleares que aún funcionan, pasan a través del nervio auditivo al cerebro, que los reconoce como sonidos y se tiene –entonces- la sensación de oir. Ambas partes (la externa y la interna) se ponen en contacto con un cable y un imán.
  • El ojo biónico, utilizado para mejorar la visión en pacientes con retinitis pigmentaria, una enfermedad degenerativa que deriva en la ceguera, consta de un dispositivo formado por un anteojo, una cámara y un chip, permitiendo al paciente tener visión bulto y ver las figuras en blanco y negro, mejorando la autonomía de los pacientes. Sobre el anteojo se encuentra montada una cámara de video y un traductor que transforma la imagen en impulsos eléctricos. El chip se implanta, mediante cirugía ocular, sobre la retina en las zonas de máxima visión. Consta de 60 electrodos que liberan impulsos eléctricos derivados de la cámara que estimulan las fibras nerviosas que envían información al cerebro. Con este dispositivo el paciente puede detectar objetos que tenga por delante de él y discernir entre la luz y la oscuridad.
  • Prótesis de miembros inferiores y superiores. OSSUR, empresa biomédica líder en productos ortopédicos, desarrolló micro sensores mioeléctricos para implantar en tejido muscular residual luego de una amputación logrando generar movimiento voluntario en los pacientes en los cuales fue colocado. el cerebro del paciente toma el control de los movimientos tanto a nivel subconsciente como consciente.

A nivel de miembros superiores, un brazo protésico controlado por el cerebro, inventado por Segway fue aprobado por la FDA. Este brazo es controlado a través de electrodos electromiográficos que se colocan en el tejido remanente del brazo humano. Estos sensores toman las señales eléctricas de los músculos en movimiento de la parte superior del brazo y una computadora localizada en el brazo robótico descifra el movimiento que el usuario desea hacer. Los resultados son impresionantes, ya que los pacientes pueden subir y bajar cierres, colocar llaves en sus cerraduras, agarrar uvas y copas sin romperlas.
Todos estos adelantos tecnológicos apuntan a lograr una mejor calidad de vida de los pacientes…..y ya no son ciencia ficción.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO