COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si bien para muchos el futuro puede ser un misterio, el mañana ya es parte de la vida cotidiana de las personas. Dado el rápido desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), hoy es posible afirmar que no existe ningún producto que no pueda ser vinculado o nutrido de ella.

En este mercado se encuentran invirtiendo desde países como China (que destina 5.000 millones de dólares para transformar sus plantas manufactureras en compañías robotizadas) y organismos internacionales (destacando a la Unión Europea) hasta compañías.

En la última década se han destinado miles de millones de dólares a la Investigación y Desarrollo respecto de este tema, en su mayoría para aprovechar las ventajas que trae aparejada la tecnología. Entre ellas, se menciona la posibilidad de que una heladera detecte cuáles son los alimentos próximos a vencerse y que prepare una lista del supermercado cuando ya no haya más productos en el refrigerador.

Los electrodomésticos del hogar, por su parte, son manejados en su conjunto por las familias. Pero ¿qué pasaría si a partir de ahora los robots tomaran el control de todo lo que ocurre en la casa? Diversos estudios aseguran que dentro de una década hasta el 40% de las tareas que hacen diariamente los seres humanos, serán realizadas por robots.

Como es el caso de las heladeras inteligentes, las aspiradoras que no necesitarán del manejo personal, ya que identifican el espacio, o el asistente personal de los smartphones que es capaz de identificar a quién llamar o buscar algo comandado por voz.

A su vez, el futuro se vivencia cada vez más. Un ejemplo es el asistente robótico CLOi, desarrollado por LG Electronics. Presentado a principio de año, se trata de un pequeño asistente digital, que se caracteriza por combinar diferentes tecnologías. Además, la compañía está desarrollando robots para uso comercial en ubicaciones de alto tráfico, como supermercados, hoteles y aeropuertos.

El año pasado, la compañía completó inversiones por 90 millones de dólares en startups de innovación en robótica. Y este mes se anunciaron inversiones fuera de Corea, en Bossa Nova Robotics, una compañía de manejo de data en tiempo real dentro de grandes cadenas de retails.

Si bien es clave en la estrategia de LG, la IA no sólo está ligada únicamente a la robótica, sino que también puede aplicarse en el desarrollo smartphones. Tal es el caso del LG G7 ThinQ. Este producto se distingue, entre sus múltiples facetas, por integrar la IA en su cámara: su lente identifica qué objeto es el que está enfocando (si es una persona o un animal) y reconoce qué se necesita para hacer una captura profesional, ya que reconoce si se necesita más luz o menos brillo de acuerdo al espacio. Además, identifica las emociones de las personas, reconociendo la sonrisa de los retratados y permite a los usuarios acceder a mayor información y realizar tareas desde la misma cámara.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UNA RESPUESTA