COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El metro de Moscú transporta cerca de 8 millones de pasajeros por día y es uno de los más grandes y concurridos en todo el mundo, especialmente durante la Copa del Mundo de Rusia 2018. Los turistas que llegan a la ciudad encuentran un sistema de transporte extenso que incluye más de 200 estaciones, tanto en superficie como subterráneas.

Antes que comenzara el Mundial, el gobierno ruso implementó el sistema de monitoreo de radiación AKPK-01M, utilizado para detectar puntos de radiación y evitar amenazas. La tecnología fue integrada a más de 500 cámaras AXIS P3384-V, que capturan toda la operación y generan videos en tiempo real tan pronto como el monitor de radiación alerta sobre una posible situación de peligro.

De esta manera, cuando el monitor de radiación envía una señal de alerta, la cámara busca el objeto sospechoso. La grabación del video incluye el registro de lo que sucedió antes, durante y después de esa alerta.

Esta integración hace que las imágenes sean fundamentales para la detección de las amenazas radiactivas. Es a través de las imágenes que los operadores logran observar detalles y reconocer rostros y objetos dentro del área de cobertura. Esta evaluación permite encontrar la mejor manera de investigar incidentes sin exponer a los agentes de seguridad, independientemente de las condiciones de vigilancia.

Con una arquitectura que favorece la iluminación natural, las estaciones de la calle están cubiertas por paneles de vidrio que requieren cámaras capaces de compensar la variación constante de luz (utilizando una tecnología llamada WDR, o Amplio Rango Dinámico). En cuanto a las estaciones subterráneas, con baja iluminación, los operadores cuentan con la tecnología Lightfinder, de Axis, que ofrece imágenes en colores en condiciones de poca luz.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO