COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los pasos en falso no son gratuitos en la industria de la tecnología de consumo. Y la salida del mercado del Galaxy Note 7 supondrá unas pérdidas de 5.300 millones de dólares para Samsung según estimaciones de la propia compañía.

El gigante surcoreano comunicó este viernes que la discontinuación del dispositivo provocaría un descenso de US$ 2.300 millones en el tercer trimestre de este año. Pero espera que las pérdidas sumen otros 3.000 millones de dólares en el último trimestre de 2016 y el primero de 2017.

“Samsung Electronics planea normalizar su negocio de móviles expandiendo las ventas de sus modelos insignia como el Galaxy S7 y el Galaxy S7 Edge”, explicó la empresa, que además prometió enfocarse “en mejorar la seguridad de sus productos para los consumidores al realizar cambios significativos en los procesos de garantía de calidad”.

Se trata de un duro golpe para la compañía, que lanzó sus Note 7 hace poco menos de dos meses para adelantarse a la presentación de los iPhone 7 y mantener el liderazgo en la venta de equipos, donde justamente Apple la sigue de cerca.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO