COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sarahah permite el envío de comentarios anónimos que no se pueden rebatir y  se ha convertido en solo unos meses y sin apenas recursos en una de las más descargadas del mundo.

Lejos de su objetivo inicial, Sarahah, que en árabe significa honestidad y franqueza, ha tomado impulso gracias a la novedad del anonimato entre los más jóvenes, transformándose en un instrumento de hostigamiento online.

Sarahah -desarrollada en Arabia Saudí por el programador Zain Alabdin Tawfiq y lanzada en febrero pasado- se ha convertido en una de las aplicaciones más populares para teléfono Android y iPhone del momento, sin contar con fondos millonarios ni una tecnología extremadamente compleja.

En julio en Estados unidos tuvo  3,88 millones de descargas superando al Messenger de Facebook, Netflix o Whatsapp.

Sarahah permite crear una dirección web personalizada en la que cualquier persona puede dejar un mensaje anónimo sin que se pueda contestar el mismo o continuar una conversación.

Originalmente la aplicación tenía como objetivo ayudar a descubrir tus fortalezas  en áreas de mejora mediante la recepción de impresiones de empleados y amigos de una manera privada.

En un comienzo, Sarahah fue un medio para transmitir mensajes de amor anónimos pero rápidamente se ha desviado a mensajes amenazantes y de acoso entre los adolescentes. Esta aplicación tiene varias antecesoras como  Yik Yak, Honesty Box, Askfm, que tuvieron

un ascenso meteórico y una vida corta en parte por las fuertes polémicas que despiertan al convertirse en vehículo de acoso digital, uno de los grandes problemas de internet.

Tawfiq ha asegurado que intentará buscar modos para que se desincentive el envío de mensajes ofensivos y no “constructivos” y la red se convierta en un lugar en el que textos positivos y útiles puedan ser transmitidos con franqueza.

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY