COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las decisiones que se tomen en la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-15) influirán significativamente en la industria satelital. América Latina es actor relevante para el espectro 3,4-3,6 GHz.

En su reunión de Ottawa, la Comisión Interamericana de Telecomunicaciones (CITEL) identificó nuevas bandas de espectro para servicios IMT, es decir, banda ancha móvil. Una de ellas fue la banda L completa (1427-1518 MHz) y la parte baja del espectro comprendido entre los 3,4-4,3 GHz, donde se encuentra la Banda C, utilizada para servicios satelitales.

La disputa por el uso de este espectro tendrá lugar en noviembre, durante la realización de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones (CMR-15), organizada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en Ginebra, Suiza.

La banda C es utilizada por la industria satelital para ofrecer varios servicios y se ve favorecida por su robustez en comparación con otras frecuencias de espectro. Al acercarse la realización de la CMR-15, la industria de satélites se prepara para una batalla con la industria móvil, que está en busca de más espectro para servicios de banda ancha.

En CITEL, el apoyo para que el espectro de 3,4-3,6 GHz sea asignado para servicios móviles fue de parte de más de diez países, mientras que alrededor de 15 decidieron que la parte alta de la banda de 3,4-4,2 GHz no sea modificada.

Héctor Bude, jefe del Grupo de Trabajo para las Preparaciones de las Conferencias del CMR-15 explicó a Satellite Today que las modificaciones fueron apoyadas por los países de manera individual y no como parte de un grupo. Aunque algunos países tropicales se unieron a favor de no proponer 3,4-3,6 GHz para las tecnologías IMT.

Durante la CMR-15 se tomará la decisión de modificar, o no, la tabla de asignación de espectro. Si se modifica, cada país decidirá la implementación de IMT en los 3,5 GHz. Brasil, por lo pronto lo asignará a móviles para el año 2020.

Las naciones tropicales se muestran reticentes a los cambios, ya que los operadores satelitales usan la banda C debido que es resistente a las interferencias de la lluvia. Otras frecuencias son más susceptibles a la intemperie.

A medida que las naciones adopten su postura, sobre la base en los resultados de la CMR-15, es posible que se generen problemas de interferencia, especialmente en zonas de frontera si países vecinos deciden utilizar la misma banda de frecuencia para un servicio diferente.

Las decisiones tomadas en la CMR-15 influirán en la industria de los satélites de manera significativa, y para América Latina, parte de la Región 2 de la UIT, será de gran interés. Es que en la región se prevé más capacidad satelital que cualquier otro lugar del mundo en la actualidad.

Toda la banda C (3,4-4,2 GHz) es de suma importancia para la comunidad satelital en América Latina, ya que es usada para sistemas comerciales y gubernamentales, para servicios críticos de comunicaciones y aplicaciones.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO