COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tras dos años de deliberaciones y negociaciones entre los 28 estados miembros de la Unión Europea, mañana los legisladores tienen en sus manos una importante decisión ya que votarán una propuesta que defiende la neutralidad de la red.

Se trata, ni más ni menos, que el principio según el cual los proveedores de acceso a Internet deberían tratar de la misma manera todos los contenidos, las webs y las plataformas en línea. Y, por ejemplo, no deberían bloquear ni ralentizar de manera intencionada páginas web o servicios determinados.

Las voces críticas, por su parte, esgrimen que el término no queda definido de manera suficientemente clara en la normativa sobre el mercado único europeo de las comunicaciones electrónicas. Normativa que serán sometidas al voto del pleno de la Eurocámara en Estrasburgo mañana martes.

Según información brindada por el Parlamento Europeo, el proyecto legislativo contempla que, en paralelo a una Internet libre, se presten servicios especializados de pago a cambio de recibir un trato prioritario, los que deberían estar disponibles tanto para los usuarios finales como para empresas que deseen pagar más para obtener prioridad en el tráfico en Internet. Sin embargo, el proyecto garantiza que estos servicios prioritarios de pago no deben facilitarse si restringen el ancho de banda y la velocidad para los internautas y las web en general.

Además, se concederá prioridad en el tráfico en Internet, por ejemplo, a la prevención de atentados terroristas, a los datos sanitarios sensibles, la cirugía a distancia y a los automóviles sin conductor.

El tipo cero (zero rating en inglés) es la práctica comercial de algunos proveedores de acceso a Internet, sobre todo los operadores móviles, que consiste en no medir el volumen de datos de ciertas aplicaciones o servicios al calcular el consumo de datos de sus clientes. Esto implica que estas webs o estos servicios, de hecho, se ofrecen de manera gratuita a los consumidores, en detrimento de todos los demás servicios y webs.

El Parlamento pretende permitir que los reguladores nacionales, encargados de la supervisión de la futura normativa, decida si esta práctica es aplicable o no en sus respectivos países.

Si resulta aprobado, el proyecto legislativo entrará en vigor de manera inmediata en todos los Estados de la Unión Europea. Y como máximo seis meses después de su adopción, el organismo que reúne a todos los reguladores europeos responsables del mercado de las comunicaciones electrónicas (BEREC) establecerá las directrices para que los reguladores nacionales supervisen la aplicación de la nueva legislación.

En junio, entraron en vigencia las normas de neutralidad de la red en Estados Unidos, normas que fueron aprobadas en febrero y prohíben a los proveedores del servicio bloquear o disminuir la velocidad del tráfico en internet.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO