COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El estudio realizado por investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Icahn School of Medicine en el Monte Sinaí de Nueva York, ha sido una de las más extensas investigaciones jamás realizadas en este campo. La evaluación ha congregado más de 185 estudios realizados entre 1973 y 2011 acerca de la fertilidad de los hombres de países occidentales. El trabajo demuestra que ha habido un descenso del 52,4% en la concentración de esperma y una disminución del 59.3% en el número total de espermatozoides en hombres de América del Norte, Europa, Australia y Nueva Zelanda.

El Dr. Hagai Levine, de la Universidad Hebrea de Jerusalén, ha afirmado que está “muy preocupado” por el impacto que este descenso puede tener sobre la Humanidad, ya que, si la tendencia continúa, los humanos se extinguirán, “si no cambiamos la manera en la que vivimos, nuestra relación con el medio ambiente y los productos químicos a los que estamos expuestos, me preocupa mucho lo que ocurrirá en el futuro”.

El trabajo ha mostrado que no hay un descenso significativo en América del Sur, Asia y África, pero no se sabe si tiene que ver con cuestiones ambientales o solamente por la menos cantidad de estudios realizados que generan un resultado falso negativo.

Como suele ocurrir en estos casos, también hay muchos científicos que no están de acuerdo con esta conclusión a la que llegaron, ya que consideran que si se toman nuestras de pacientes que concurren a centros de fertilidad, esas muestras estarían viciadas.

El profesor Allan Pacey de la Universidad de Sheffield, ajeno al estudio, ha asegurado que: “Yo nunca he estado particularmente convencido por los muchos estudios publicados acerca del descenso de los espermatozoides”. “Sin embargo, el estudio del profesor Levine y sus colegas ha dado en la clave para solucionar algunas deficiencias de los anteriores estudios”

“El debate no ha sido resuelto y hay claramente mucho trabajo aún por hacer”, ha asegurado. “Sin embargo, el estudio supone un paso hacia adelante para clarificar los datos que nos ayudarán a realizar mejores estudios de sobre problema”, ha precisado.

Lo que todavía no logran aclarar ninguno de los científicos implicados en estos estudios es la razón por la cual sucede este descenso espermático. La exposición a productos químicos usados en pesticidas y plásticos, la obesidad, fumar, el estrés e incluso ver demasiado la televisión han sido relacionados con esta reducción.

Hasta ahora solo aconsejan reducir la cantidad de químicos a los que estamos expuestos, así como también dejar de fumar y bajar de peso, como primeras modificaciones de relevancia.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO