Eric Yuan, CEO de Zoom
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El asombroso éxito de Zoom quedó claro este mes cuando informó un aumento del 169% en las ventas anuales durante los tres meses hasta el 30 de abril.

Los logros de Zoom van más allá del mero lucro. Sus herramientas de videoconferencia tienen la simplicidad intuitiva de un producto Apple. Ha hecho que trabajar desde casa no se sienta torpe, sino elegante. Además, su fundador de 50 años, Eric Yuan, muestra una figura intrigante. Ha montado una montaña rusa emocional este año, ya que su empresa se enfrentó no solo a la adulación, sino a las críticas mordaces por fallas de privacidad, problemas de seguridad y bombardeos contra Zoom. Sin embargo, la velocidad con la que reconoció los contratiempos y desarrolló un plan de 90 días para solucionarlos, ofrece un estudio de caso de un líder que intenta aprender de sus errores. El 17 de junio, por ejemplo, Zoom dijo que estaba introduciendo encriptación de extremo a extremo para todos los usuarios.

WhatsApp despierta y trata de frenar a Zoom

Google prohíbe a sus empleados el uso de Zoom

Zoom vale más que 7 aerolíneas

Pero el Sr. Yuan, ciudadano estadounidense, tiene un problema más insoluble. El 11 de junio quedó claro cuán vulnerable era Zoom al brazo largo del estado comunista cuando la empresa, que se enorgullece de “el intercambio abierto de ideas”, admitió que había cerrado temporalmente las cuentas de tres críticos del régimen fuera de China. Los inversores apenas lo notaron. Cuatro días después, la capitalización de mercado de Zoom alcanzó un récord de $ 67 mil millones. Pero demostró con una claridad devastadora cómo las empresas tecnológicas luchan para salvar el abismo digital entre China y Estados Unidos. Esto plantea un riesgo comercial grave para Zoom.

La relación de Zoom con China es compleja. Tiene servidores en China los cuales están geo-cercados para almacenar datos chinos únicamente (aunque en abril admitió que la regla pudo haber sido violada, un error que dice que solucionó). Dice que tener sus ingenieros en China ayuda a reducir los costos. También espera aumentar las ventas a China. Pero sus operaciones allí lo obligan a acatar la ley china.

Esa es una promesa difícil de cumplir para cualquier empresa con operaciones en China. Los valores estadounidenses de la libertad de expresión están en desacuerdo con los de un estado de vigilancia. Las empresas estadounidenses que hacen negocios en China están acostumbradas a pisar una línea fina. Aquellos con muchos clientes y operaciones chinos, como Apple, buscan obedecer las reglas chinas, pero solo en China. Argumentan que sus negocios chinos están cercados del resto del mundo. La libertad de expresión y la seguridad de los datos en otros lugares no se ven comprometidas. Las empresas que, como Facebook, tienen prohibido penetrar en el Gran Firewall pueden ignorar por completo las reglas de China.

Zoom es diferente. No puede cercar fácilmente sus operaciones chinas del resto del mundo porque sus desarrolladores de productos chinos son parte integral de su negocio global. Sin embargo, sus actividades en China significa que se rige por las leyes que requieren que las empresas cooperen con el estado y sus servicios de inteligencia. Eso plantea problemas de seguridad y libertad de expresión no solo dentro de China sino también más allá.

Google Meet, Zoom y Messenger Room desatan guerra de videollamadas ...

Las repercusiones han comenzado. Según los informes, algunos gobiernos, como Gran Bretaña, han sido advertidos por las agencias de espionaje para evitar discusiones secretas sobre China en Zoom. Los halcones chinos en el Congreso de los Estados Unidos exigen que la compañía responda preguntas sobre su relación con el gobierno chino.

El cifrado de extremo a extremo para proteger la privacidad puede brindar cierta tranquilidad. Sin embargo, la ley china hace que sea difícil garantizar que el estado no intente entrometerse.

Eso deja a Zoom con dos opciones desagradables. La primera es la ruta que ByteDance, un gigante tecnológico chino privado, está tomando para garantizar que su aplicación de video corto, TikTok, sea confiable en Estados Unidos. Esto significa reemplazar algunos ingenieros en China por otros en Estados Unidos, y tal vez cortar el negocio chino del resto del mundo. Tal reordenamiento es difícil de aceptar para una empresa como Zoom, cuya misión es fomentar la comunicación global. Costaría tiempo y dinero.

La otra alternativa es continuar dominando ambos sistemas y aceptar la consecuencia de que la confianza, posiblemente el atributo más importante de una herramienta de comunicación como Zoom, está a merced del Partido Comunista Chino. Aunque Zoom dice que no hay una “puerta trasera” que permita espiar a sus usuarios, en el fondo de algunas mentes está la idea de usar un teléfono soviético durante la guerra fría.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO