COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hay consenso entre los expertos en que la introducción de la inteligencia artificial en nuestros procesos productivos se está acelerando. En cambio hay opiniones muy divergentes sobre el impacto que la llamada cuarta revolución industrial tendrá sobre nuestra economía, el mercado laboral y el estado del bienestar. Algunos se centran en los efectos positivos en la productividad, que se disparará con la introducción de la automatización en muchos de nuestros procesos productivos. Otros pintan un panorama tan gris como el Londres de la primera revolución industrial y ponen el foco en las dificultades que entraña esta transformación, como la posibilidad de que se cree un paro tecnológico masivo.

El último informe de PwC sobre la cuarta revolución industrial se cuenta entre los optimistas. Según esta consultora, el PBI global de 2030 verá un incremento del 14% gracias a la introducción de la inteligencia artificial. Esto significa que gracias a este cambio tecnológico la economía global añadiría un extra de 15.7 billones de dólares, más que el PBI de China e India juntos. Los países que más aumentarán su PBI serán China y Estados Unidos.

El hombre y la máquina juntos pueden funcionar mejor que los humanos solos.

ANAND RAO, Investigador en PwC

El aumento de la productividad fruto de la introducción de la inteligencia artificial en nuestros modos de producción y un incremento del consumo sería las dos causas principales de esta ganancia adicional de la economía global.

“Hoy pensamos en el hombre contra la máquina. Pero lo que vemos en el futuro es que el hombre y la máquina juntos pueden funcionar mejor que los humanos solos” dijo el investigador de PwC, Anand Rao, en la presentación del informe.

Repartos regionales

Los cambios auspiciados por la cuarta revolución industrial son tan profundos que tienen el potencial de transformar significativamente todas nuestras sociedades. Aun así, algunas economías se verán más afectados que otras. El país que verá un mayor cambio en su PBI, según el informe, es China, con un aumento de hasta el 26% en 2030. Esto es debido a la gran proporción de la economía china dedicada a la manufactura, un sector con gran potencial de automatización.

En segundo lugar, encontraríamos a los EUA con unas ganancias del 14.5% del PBI. Según el informe, este país verá la introducción de la inteligencia artificial en sus sistemas de producción antes que ningún otro. En el sur de Europa el impacto estimado sería más moderado y estaría alrededor del 11.5%.

El futuro del trabajo

En 2013 dos académicos de la Universidad de Oxford, Carl Benedikt Frey y Michael Osborne, publicaron un conocido estudio que dio inicio a todo tipo de especulaciones sobre el impacto de la automatización en el mundo laboral. Aquel estudio calculaba que casi la mitad de trabajos en EUA podían automatizarse en el futuro.

El estudio de PwC recuerda que esta cuarta revolución industrial no implica que todos los trabajos automatizados sean sustituidos por máquinas. En muchos puestos maquinas y humanos colaborarán y se complementarán para ser más eficientes. Además, los cambios tecnológicos crearán nuevos puestos de trabajo difíciles de adivinar hoy en día. Por ejemplo, una ciudad donde los coches no tengan conductor podrían necesitar de controladores de tráfico en carretera, un nuevo tipo de trabajo parecido al de controlador aéreo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY