COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Shopify, que ofrece herramientas para vender online, se beneficia del crecimiento de comerciantes minoristas que han decidido crear tiendas online debido al confinamiento de la población.

El confinamiento de la población debido a la pandemia del Covid-19 ha provocado un fuerte crecimiento del comercio electrónico. El mejor ejemplo es Amazon, que elevó sus ingresos un 27% interanual hasta 75.400 millones de dólares en el primer trimestre. Pero no es la única compañía que ha sacado partido al crecimiento de las cibercompras.

Altibajos del consumo electrónico durante la cuarentena

Mercado Libre va por todo: se lanza en el segmento supermercados

Cambio de hábitos en los clientes ‘fintech’

La canadiense Shopify se ha disparado en Bolsa hasta máximos históricos tras batir previsiones en el primer trimestre. Esta empresa ofrece herramientas para que las compañías monten una tienda online. Shopify funciona mediante una fórmula de suscripción. El plan básico, que permite crear una web de venta online y un blog, tiene un coste de 29 dólares al mes. Conforme se añaden funciones, por ejemplo con generación de informes, el precio se eleva hasta los 299 dólares mensuales.

Durante la crisis del coronavirus, multitud de vendedores con establecimientos físicos, que ni se habían planteado abrir una cibertienda, se han atrevido a dar el paso para intentar sostener parte de su actividad comercial.

La compañía asegura que entre el 13 de marzo y el 24 de abril el número de tiendas creadas en la plataforma ha crecido un 62% en comparación con las seis semanas previas.

Este escenario ha impulsado el negocio de Shopify. En el primer trimestre, la firma disparó sus ingresos un 47% interanual hasta 470 millones de dólares, batiendo las previsiones de Wall Street. Eso sí, se mantiene en números rojos, con unas pérdidas de 31,4 millones de dólares.

La compañía, que debido a la pandemia ha extendido el periodo de prueba gratis de 14 a 90 días, advierte de que es difícil determinar cuántos de estos nuevos vendedores consolidarán su aventura online y, consecuentemente, mantendrán su actividad con Shopify.

La empresa canadiense proporciona la plataforma de venta online a más de un millón de negocios, que suman unas ventas online por valor de 155.000 millones de dólares. El grueso de sus clientes son pequeñas y medianas empresas, aunque su solución también es utilizada por marcas como Heinz o Heineken.

Shopify, que saltó a la Bolsa en 2015, ya sobrepasó el año pasado en capitalización a eBay, uno de los pioneros del comercio electrónico. La compañía, que se ha revalorizado un 86% este año, tiene un valor bursátil de más de 89.400 millones de dólares.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO