COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Independientemente de las características subyacentes de la tecnología de las criptomonedas, ya sea el bitcoin, el ethereum, el ripple, el cardano o el EOS, por ejemplo, todas las monedas digitales tienen en común su ausencia de fronteras. Pueden minarse casi en cualquier lugar y, en general, operan a nivel mundial.

Aun así, algunos lugares no reciben tan amablemente esta clase de activos como otros. Algunos países muestran su consideración con los criptoactivos ofreciendo un entorno de impuestos muy favorable, y otros tienen regulaciones relativamente fáciles. Algunos promocionan el dinero digital como alternativa al dinero físico y algunos incluso se plantean iniciar sus propias monedas alternativas. Asimismo, existen países que en la actualidad tienen en juego una serie de iniciativas para impulsar las operaciones con criptomonedas y la innovación en el blockchain.

A continuación hablamos de siete lugares que trabajan en la configuración de sistemas de criptomonedas amistosos. No es que estemos abogando por ninguno de ellos, ni quisiéramos hacerlo en según qué caso, pero el nivel de esfuerzo que muestran estos centros regionales es digno de atención. Es concebible que el próximo avance en este sector pudiera provenir de la actividad empresarial de uno de estos lugares.

1. Japón

Entre los países asiáticos, Japón parece haber tomado la iniciativa en el apoyo a las criptomonedas. Está, sin lugar a dudas, muy por delante de otros países del entorno como China, un estado mucho más restrictivo que ha atacado las ICO y las operaciones con criptomonedas durante los últimos años.

Puesto que el seudónimo Satoshi Nakamoto es el nombre atribuido a la persona (o personas) anónima que desarrolló el bitcoin, quizás tiene sentido que Japón esté a la vanguardia en entornos favorables a las criptomonedas.

Después de que la bolsa Mt. Gox, plagada de ciberataques, ubicada en Japón, se desplomara finalmente en febrero de 2014 (hasta la fecha sigue siendo el mayor escándalo del entorno de las bolsas de criptomonedas para esta clase de activos) las bolsas de criptomonedas con licencias de Japón se reunieron para formar una nueva organización autorregulada que propone pautas para la legalización de las ofertas iniciales de moneda y formula claros estándares de la industria con el fin de proteger a los inversores pero permitiendo que la industria pueda crecer e innovar.

La asociación de trabajo, llamada Grupo de Investigación Empresarial de ICO, incluye legisladores, académicos, banqueros y el CEO de bitFlyer, la bolsa de criptomonedas más importante del país. Según una investigación del Gobierno, la legislación que siga habiendo lucrativas operaciones de ICO y bolsas de criptomonedas en funcionamiento y ofrecería al mismo tiempo al Gobierno una mayor comprensión y transparencia de estas actividades.

2. Venezuela

El país sudamericano rica en petróleo pero tremendamente endeudado despertó controversia y mucha burla al lanzar su propia moneda digital, el Petro, respaldada por el petróleo, que Venezuela habría lanzado en febrero.

Según la CNN, el presidente del país, Nicolás Maduro, afirmó que “la moneda digital (que funciona en el blockchain de NEM y esta supuestamente respaldada por barriles de petróleo) ha subido más de 5.000 millones de USD durante su primer mes a la venta, aunque los analistas siguen confiando en que esta afirmación es evidentemente falsa”.

Aun así, a finales de abril, se conocía que Venezuela había ofrecido a la India un descuento del 30% en las compras de petróleo que paguen en petros. La revista Bitcoin informa de que “Venezuela ha garantizado a los compradores que el petro tendrá el mismo peso que una moneda de curso legal, aceptable como pago de tasas e impuestos y canjeable por la divisa de la nación, el bolívar“.

Aunque algunos son escépticos en cuanto al petro en sí y a los supuestos esfuerzos del Gobierno venezolano para integrar la criptomoneda en su atribulada economía, hay quienes ven el mérito del esfuerzo para ganar credibilidad para cualquier criptomoneda. David García, director general, vicepresidente senior y socio de Ripio Credit Network, señala que Latinoamérica está pasando por un período de transición.

La región se ha visto zarandeada por la corrupción política y las crisis económicas y sufre de una elevadísima inflación y de una rápida devaluación de monedas. Esto es particularmente cierto ahora en el caso de Venezuela pero podría describir también otros lugares de Latinoamérica. García cree que para encaminar a estos países en una dirección positiva, las ideas y soluciones innovadoras, como el blockchain y las criptomonedas, son una solución necesaria.

3. Suecia

Suecia fue el primer país de Europa en autorizar la comercialización de dos pagarés de bitcoin (ETN) cotizados en bolsa en 2015, operada por los proveedores de XBT. Los fondos, Bitcoin Tracker One XBT (ST:SE0007126024) que opera en coronas suecas y Bitcoin Tracker EUR XBT Provider (ST:SE0007525332), operan ambos en la Nordic NASDAQ, una importante bolsa de Suecia.

Desde su lanzamiento, XBT ha emitido versiones en Dinamarca, Finlandia, Estonia y Letonia. A partir de principios de diciembre de 2017, Cointelegraph declaró que los ETN suecos son “mayores que el 80% de los ETF de Estados Unidos”. A mediados de enero, la CNBC señaló que las inversiones de bitcoin de Suecia generaron 1.300 millones de USD en fondos.

Además, el banco central de Suecia, el Riksbank, se está planteando crear una moneda electrónica, denominada e-krona, en respuesta al hecho de que Suecia se está convirtiendo rápidamente en la primera sociedad sin dinero en efectivo del mundo. Sin embargo, el sector bancario del país está presionando en la dirección opuesta.

Hans Lindberg, director ejecutivo de la asociación de banqueros de Suecia, dijo durante una entrevista el 17 de abril que “en lo que se refiere a dinero electrónico, ya hay mucho. Hay tarjetas bancarias, tarjetas de crédito… y otras soluciones electrónicas. La mejor opción de cara al futuro es probablemente que el Riksbank se limite a la venta al por mayor”.

Sin embargo, el economista de HSBC James Pomeroy cree que todavía es posible que Suecia sea el primer país del mundo en emitir una moneda electrónica, que podría lanzar en los próximos años. Puede que Venezuela haya dado un paso adelante al respaldar su Gobierno el lanzamiento de criptomonedas, pero el país escandinavo, con su fuerte economía y unos organismos reguladores más fiables, podría trastornar esta clase de activos, aun cuando sigue a la cabeza de Europa en lo que se refiere a criptoactivos.

4. Suiza

La Autoridad Federal de Supervisión de los Mercados Financieros (FINMA) de Suiza está a la vanguardia cuando se trata de la claridad que rodea al reglamento de las criptomonedas y el apoyo a las ICO de monedas digitales. Marc Bernegger, experto en fintech ubicado en Suiza, empresario especializado en criptomonedas y asesor de SwissRealCoin, dice que el país siempre ha sido un refugio seguro para la riqueza.

Esto se debe en parte a una regulación financiera más abierta y una cultura que impulsa la privacidad de las personas que utilizan las instituciones bancarias suizas. Bernegger señala que Suiza ha sido “progresista” en cuanto a los criptoactivos como parte de su gestión de la riqueza en general y “se prepara para una economía cambiante”.

La zona de las inmediaciones de la ciudad de Zug, al norte de la parte central de Suiza, se conoce como “el Valle de las Criptomonedas” desde que la salida a bolsa del ethereum tuviera lugar allí en el año 2014. Este espacio acoge uno de los ecosistemas más activos para los emprendedores, desarrolladores e inversores del entorno de las criptomonedas, explica Antoine Verdon, cofundador de Proxeus, un integrador del blockchain.

“En enero, el ministro de Economía suizo declaró su intención de convertir a Suiza en una “criptonación” y el ecosistema ya activo está creciendo más allá de su base anterior, y numerosas empresas y administraciones públicas de todo el país están llevando a cabo pruebas de proyectos de conceptos y la reciente apertura de un espacio de coworking en Zúrich dedicado exclusivamente a proyectos de blockchain”.

5. Israel

Las conversaciones sobre la regulación de criptomonedas continúan en Israel mientas los legisladores buscan la forma de proteger a los inversores. Aunque el sistema bancario israelí no haya ayudado a fomentar operaciones con bitcoin (el Union Bank of Israel, el sexto mayor banco del país, ha sido demandado por un minero local de criptomonedas después de que el banco detuviera las transferencias de fondos de bolsas de bitcoin al minero; Bank Leumi, la mayor entidad prestamista del país, trato de detener la actividad de la cuenta de una bolsa local), los juzgados de distrito, así como el Tribunal Supremo, han intervenido. Ésta es, sin duda, una gran victoria para la industria local de las criptomonedas.

Así, los últimos informes indican que el banco central del país, el Banco de Israel, lleva barajando varios meses la creación de una moneda digital patrocinada por el Estado. Según el Jerusalem Post, “el shekel digital registraría todas las transacciones efectuadas por teléfono dificultado la evasión de impuestos”, según informaba una fuente anónima. De lanzarse el siclo digital, sería idéntico en valor a al shekel físico.

En cuanto a innovación tecnológica, cultura de start-up de Israel está a la vanguardia. Roy Meirom, cofundador y vicepresidente de desarrollo empresarial de WeMark señala que la implementación del blockchain es algo muy esperado por muchos de los aproximadamente 300 centros multinacionales de I+D que operan en Israel.

Asegura que el pequeño país de Oriente Próximo, al que a menudo se denomina “la nación de las start-ups”, se está convirtiendo en un centro de desarrollo en materia de blockchain.

“Científicos e ingenieros en plantilla, muchos de los cuales son graduados de las fuerzas de élite de inteligencia militar de la nación, han transicionado para apoyar esta asombrosa demanda, complementada por un número creciente de start-ups de blockchain y un ecosistema que ofrece un gran apoyo”.

6. Bermudas

Las islas Bermudas, la minúscula mancomunidad del Caribe situada en el Atlántico Norte, ha mostrado un constante interés en la aprobación de un de reglamento de criptomoneda para comenzar a construir un marco adecuado para el fomento de las operaciones de criptomonedas, incluyendo bolsas, servicios de cartera y proveedores de pago. Recientemente, la Cámara de los Comunes del Reino Unido ha aprobado la Ley Empresarial de Monedas Virtuales de la Autoridad Monetaria de las Bermudas.

Bermudas ha propuesto una legislación de ICO que adoptaría la forma de enmiendas a la ley de sociedades del país de 1981 y a la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada de 2016. A finales del año pasado, el primer ministro de Finanzas de las Bermudas, David Burt, lanzó un grupo operativo de blockchain, dividido en dos grupos, el Grupo de Trabajo Legal y Regulatorio del Blockchain y el Grupo de Trabajo Empresarial del Blockchain.

7. Alemania

La capital alemana, Berlín, es quizás una de las ciudades más favorables a los criptoactivos de la Unión Europea. Fue apodada la capital europea del bitcoin en 2013 por el periódico británico The Guardian, y sigue ostentando dicho título. Actualmente se puede comprar un apartamento en la ciudad, así como reservar vacaciones y comer y beber en una serie de restaurantes locales de moda con bitcoins.

Dice Thomas Schouten, director de marketing de Lisk, la plataforma de aplicaciones de blockchain, afirma que Lisk, tiene oficinas de proveedores en Berlín con sede en Suiza. Berlín ofrece un vibrante entorno tecnológico y de start-ups, un gran banco de talentos y una cultura dinámica, dice, atraer personal con facilidad. Además, explica, los alemanes, así como su Gobierno, tienen un enfoque abierto en cuanto a la tecnología de blockchain.

Esto se destaca aún más por el hecho de que fue el primer país en aceptar el bitcoin como divisa, cosa que hizo en 2014. Asimismo, los miembros del Consejo del banco central de Alemania, el Deutsche Bundesbank, han pedido una regulación eficaz y adecuada de las criptomonedas y los mercados de divisas digitales. De hecho, Joachim Wuermeling, uno de sus directores, ha hablado sobre la necesidad de cooperación internacional en esta cuestión:

La regulación efectiva de las monedas virtuales por lo tanto sólo sería alcanzable a través de la mayor cooperación posible, porque el poder regulador de los estados nacionales es obviamente limitado.

Para ello, una serie de responsables de la toma de decisiones del banco central de Alemania han participado en la amplia discusión de la UE sobre las maneras de impulsar el sector en toda la región, incluso a través de la Asociación Europea del Blockchain.

Fuente: Investing

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO