COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La propietaria de la aplicación de mensajes Snapchat, empezó a cotizar este jueves con una subida del 44%, hasta los US$ 24,48. La compañía fijó su primer cruce en la Bolsa neoyorquina en los US$ 24 y en su máximo intradía llegó a tocar los US$ 26.

El precio fijado para su salid a bolsa fue de US$ 17 por acción, lo que valoraba a la compañía en unos US$ 24.000 millones. Como se preveía sobre la base del interés en las acciones (que fueron diez veces sobre-suscritas), el valor de las acciones, y la empresa, los títulos aumentaron sustancialmente durante el día.

Como sucede con la mayoría de las empresas digitales, surgen interrogantes sobre el valor real de la compañía y, en consecuencia, de sus acciones. Twitter puede ser un buen ejemplo. En este escenario, el profesor de IMD,  Mike Wade, se pregunta si el precio tiene algún sentido.

En una visión optimista Wade, también jefe de Cisco en Transformación Digital de los Negocios,  considera que el precio por usuario regular está en línea con los acuerdos recientes. Snapchat tiene cerca de 300 millones de usuarios mensuales regulares, aproximadamente la mitad de los cuales interactúan con la aplicación a diario. Por lo tanto, la valoración original de US$ 24.000 millones otorgaba una valorización de US$ 100 por usuario regular. Microsoft pagó un precio similar para LinkedIn el año pasado. Facebook pagó un poco menos por usuario activo por WhatsApp en 2014, pero estaba en el mismo rango. Unilever pagó sustancialmente más por usuario de Dollar Shave Club en 2016. Por supuesto, todos los usuarios no son iguales, y Snapchat es extremadamente popular entre la gente de 13-24, y por lo tanto atractivo para muchos anunciantes. Además, su base en América del Norte y Europa le da mucho espacio para la expansión global.

Desde una perspectiva negativa, Wade considera que cuando se evalúa en métricas financieras tradicionales, como los ingresos (alrededor de US$ 500 millones) y el beneficio (nulo), la empresa no debe ser valorada en los precios actuales. Además, las tasas de crecimiento parecen estar disminuyendo.

Los competidores, como Facebook con su imitador Instagram Stories, Google, We Chat, y otros, son una imitación que tratan de robar el público notoriamente inconstante y desleal de Snapchat. Más preocupante, los principales competidores de Snapchat tienen otras líneas de negocios rentables que pueden usar para subsidiar sus ataques a Snapchat.

De acuerdo con Wade la gente usa Snapchat porque es veloz y desechable – envíalo y desaparece. Funciona con la atención de los jóvenes de hoy, es decir, ninguna. Snapchat es popular en gran parte porque es un golpe social rápido. Los usuarios no necesitan desplazarse a través de masas de actualizaciones irrelevantes y fotos de vacaciones para llegar a las cosas realmente interesantes. Esto hace que el servicio sea divertido de usar, pero es un desastre para los anunciantes.

La gente no va a Snapchat para buscar información (como Google) para encontrar un trabajo (como LinkedIn), para involucrarse con amigos (como Facebook), o para comprar cosas (como Amazon y Alibaba). Su medio, al igual que Twitter, está inherentemente mal diseñado para apoyar la publicidad, y más allá de esto, no hay fuentes obvias de ingresos o beneficios.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO