COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Andrés Tapia, TyN Magazine México

Hace cinco años, Bruno Ramos realizó un viaje a Guadalajara con un grupo de amigos y olvidó llevar su tarjeta de débito consigo. Ante tal circunstancia, un amigo se ofreció a prestarle dinero. Cuando el viaje concluyó, Ramos quiso devolver de manera inmediata el préstamo que había recibido, pero por diversos factores no pudo hacerlo tan rápido como lo prometió.

Pidió a su amigo un poco de paciencia y éste le respondió que lo más sencillo sería que le realizara una transferencia bancaria. Ramos, que hasta entonces no conocía ese sistema, tuvo una idea: desarrollar una aplicación para permitir el pago entre particulares sin la intermediación de una institución bancaria. Fue así como nació Swap.

Originalmente llamada Pocket Pay, la aplicación cambió su nombre a Swap debido a que, de acuerdo a Ramos a y su socio Gerónimo González, el nombre no lograba conectar con la gente y no retenían el nombre de la marca. Durante una lluvia de ideas surgió Swap, que literalmente significa intercambio, y alguien sugirió que incluso podría convertirse en un verbo castellanizado: swapear.

Ramos y González fundaron la empresa el año 2015 y muy pronto se enfrentaron al lugar común de las empresas fintech: tarjetas robadas, clonadas, bases de datos apócrifas. Sin embargo, identificaron la problemática y se concentraron en la seguridad de sus clientes, el elemento primordial de una aplicación de este tipo.

Hoy en día, mediante Swap Key, es posible enviar o recibir dinero de los contactos que se tienen en la libreta de WhatsApp, disponer de efectivo de las tarjetas de crédito asociadas a la cuenta, realizar transferencias a contactos que incluso pueden no contar con la aplicación, así como realizar todas estas operaciones las 24 horas los 365 días del año.

Ramos, quien estudió Ingeniería Física, cuenta que las comisiones que cobra Swap sólo aplican cuando se hacen transacciones mediante tarjetas de crédito: tres por ciento cuando se trata de Visa y Mastercard, y cinco por ciento en lo relativo a American Express. Cuando se dispone de la tarjeta de débito o del saldo de la cuenta Swap, la comisión es inexistente a menos que se trate una operación mayor a 3,000 pesos, en cuyo caso aplica una comisión del uno por ciento.

El crecimiento de Swap, si bien gradual en términos generales, ha sido notable. De 2017 a 2018 pasaron de 35,000 a 70,000 usuarios, y esperan alcanzar una cifra estimada en tres millones para el año 2020.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO