Jack Ma
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ant Financial es un monstruo fintech. Su valoración ronda los 150.000 millones de dólares, lo que supera con creces el valor conjunto del Santander y el BBVA.

Para entender la historia de Ant Financial hay que remontarse a 1999. En aquel año Jack Ma y otros socios fundaron Alibaba.com, un marketplace para ventas entre empresas (b2b) cuyo objetivo era poner en contacto a exportadores chinos con importadores en el resto del mundo. La idea tuvo buena acogida, ya que a los pocos meses Alibaba.com recibió una fuerte inversión de Goldman Sachs y Softbank.

 Según pasaron los años Alibaba se fue expandiendo, abarcando otros sectores que no fueran estrictamente el b2b entre empresas chinas y extranjeras. Por ejemplo a día de hoy cuenta con webs tan famosas como Aliexpress.com, cuyo objetivo es poner en contacto a empresas y consumidores finales (b2c). También con 1668.com, que es como Alibaba.com pero para el mercado interno chino. Y también a Taobao, que es un marketplace estilo Wallapop, para poner en contacto a consumidores entre ellos directamente (c2c).

En 2004 eBay compró un competidor de Taobao, Eachnet.com, para entrar en el mercado chino. Esto era una gran amenaza para Alibaba.

El problema que tenían Taobao y muchas de estas plataformas era la desconfianza entre comprador y vendedor. Por tanto en dicho 2004 Taobao lanzó Alipay, una intermediación entre el comprador y el vendedor: al realizar una transacción Alipay retenía el dinero del comprador hasta que recibía el producto. Esta estrategia, muy parecida a la que ofrecía eBay con PayPal, que había comprado un año antes, impulsó definitivamente las ventas de Taobao.

Ese fue el inicio de Alipay, de ser un simple sistema de intermediación entre compradores y vendedores pasó a ofrecer una garantía de vendedores confiables, en un país como China, donde había pocas herramientas para verificar comportamientos correctos. También irrumpió en una sociedad con todavía pocos servicios financieros disponibles, haciendo muy accesibles las transacciones financieras a un número ingente de personas.

Además se lanzó a los pagos móviles con un sistema muy ingenioso: los códigos QR. Cualquier comercio que quisiera vender solo tenía que imprimir un código QR y cualquier smartphone podía usarlos para pagar siempre que tuviera cámara. Es un sistema sencillo que permite expandise de forma muy fácil con poca tecnología, ideal para un país como China.

En 2014 Alipay cambio de nombre y pasó a llamarse Ant Financial Services. ¿Por qué? Llegados a este punto Alipay era uno de los servicios principales que la compañía estaba proporcionando, quizá el más existoso, el de los pagos móviles. Pero también ofrecía créditos, servicio bancario y mucho más.

El año pasado Ant Financial recibió una inyección de capital de 14.000 millones de dólares. Esto es muy similar a los 15.900 millones que han recibido de financiación todas las empresas fintech de Europa y Estados Unidos en su conjunto.

Se espera que este año o el que viene Ant Financial salga a bolsa de Shanghai.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO