COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(España) Si hay algo en lo que todas las compañías de telecomunicaciones están de acuerdo es que, en los meses y años futuros, el mercado de las telecomunicaciones va a orientarse aún más al segmento de bajo coste. La crisis económica provocada por la pandemia y el hecho de que muchos ciudadanos pierdan su empleo o eleven su incertidumbre laboral a corto y medio plazo va a hacer que vuelvan a hacer números para ahorrar en todo lo que se pueda y se dispare la sensibilidad al precio, como ya ocurrió a partir de 2008 con la anterior crisis.

De hecho, el propio consejero delegado de Orange, Laurent Paillassot, en una comunicación a sus empleados, señaló a finales de abril que se iba a producir una “aceleración hacia el mercado del low cost con todavía mayor agresividad que en el pasado”.

Telefónica vende torres de telecomunicaciones

El mercado de smartphones sufre el peor trimestre de su historia

Los beneficios de América Móvil se desploman

Desde que, en los inicios de 2017, MásMóvil lanzó su oferta convergente fijo+móvil gracias a la fibra de Orange, el mercado español ha ido girando, orientándose aceleradamente hacia el segmento convergente low cost que ya supone al menos la mitad de las altas brutas del mercado. Pero la batalla comercial en los próximos meses será aún mayor a partir del momento en que se eliminen las restricciones a la portabilidad una vez finalice el estado de alarma.

Iniciativas

De esta forma, O2, la oferta de bajo coste de Telefónica, el líder del mercado, se ha preparado para lo que viene estableciendo un nuevo peldaño, de precio más bajo, en su oferta convergente.

Si hasta ahora mantenía un precio standard de 50 euros, para fibra (600 Mbps) y móvil con 25 Gb, que se encuentra en la franja alta de precio de este segmento -lo que podríamos llamar un low cost premium-, hace unas semanas ha lanzado un precio de 38 euros para una oferta menos potente, con 300 Mbps en la fibra y 5Gb en el móvil, para poder atraer también a aquellos que necesitan precios más ajustados. El rendimiento de O2 está contentando a Telefónica. En los resultados del primer trimestre, donde los ingresos por servicios han caído un 1,2% (ver gráfico adjunto), la operadora señaló que los clientes de O2 se habían multiplicado por cuatro respecto al mismo periodo del año anterior.

En la misma línea, Orange, el segundo operador de telecomunicaciones del mercado español, lanzará ofertas de fibra óptica y convergentes (fijo + móvil) con República Móvil y Simyo, las dos marcas de bajo coste que ahora sólo ofrecen móvil, para revertir la mala evolución de 2019 y del primer trimestre, con una caída del 2,9% en los ingresos por servicios. La fibra llegará a finales del segundo trimestre para República Móvil, y tras el verano a Simyo. Cuando anunció esta medida, el CEO de Orange señaló que a pesar de que este segmento “está destruyendo valor en el mercado” Orange no tiene la presencia que merece -aunque cuenta desde hace años con Amena.com que sí que vende ofertas combinadas de fibra y móvil- y “necesita captar su cuota natural” también en este sector.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO