COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los diversos aumentos impositivos y el cese de programas de incentivación a la fabricación de teléfonos inteligentes pueden poner fin a un proceso creciente de inclusión digital, de acuerdo con la Asociación Brasileña de Telecomunicaciones (Telebrasil).

Debido al proceso de crisis financiera y fiscal que vive Brasil, la asociación advirtió sobre una suma de diversas iniciativas de incrementos de impuestos, tanto a escala federal como estadual. Como ejemplo mencionó el fin de la exoneración para teléfonos inteligentes, aumento del ICMS (Impuesto a la Circulación de Mercaderías y Servicios) sobre los servicios de telecomunicaciones y el incremento de las alícuotas del PIS (Programa de Integración Social) y Cofins (Contribución Social para Financiación de la Seguridad Social).

El precio de los smartphones podría subir un 60%, debido a la suba del dólar, la inflación y las tasas de interés y una nueva carga impositiva, lo cual desestimula la compra de equipos más modernos, con acceso a Internet de alta velocidad.

[blockquote]Las telecomunicaciones son gravadas con una carga impositiva similar a las bebidas, cigarrillos, armas y municiones[/blockquote].

La Ley de Bienes concedió incentivos fiscales a las empresas que invierten en I+D e innovación tecnológica. Esa iniciativa generó tendencias positivas, como la disminución de un mercado negro de smartphones. Según Telebrasil, la baja de los precios de los teléfonos inteligentes permitió la inclusión digital de millones de brasileños, que pasaron a contar con acceso a Internet. Unos 81 millones de personas en Brasil usan los móviles para navegar.

Los precios de los servicios también subirán en caso que sea aprobada la propuesta de creación de la nueva Contribución Sobre Seguridad (CSS), en reemplazo del PIS/Cofins, que prevé un aumento en la alícuota final sobre el sector servicios. También fue incrementada la Contribución para el Desarrollo de la Industria Cinematográfica Nacional (Condecine), que recae sobre las facturas de los usuarios de telecomunicaciones.

La entidad estima un incremento del 20% en la carga tributaria de los servicios telecom, en un mercado que ya se caracteriza por su alta presión impositiva. Las telecomunicaciones son gravadas con una carga impositiva similar a las bebidas, cigarrillos, armas y municiones.

El aumento impositivo perjudicará principalmente a los sectores de bajos ingresos. En 15 estados brasileños, más del 50% de los usuarios celulares tiene una renta de hasta un salario mínimo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO