COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Telefónica ha creado un laboratorio para probar los vehículos conectados y autónomos, el primero de su especie especializado en conectividad 5G y satelital. La iniciativa, desarrollada en el Reino Unido a través de la filial 02, forma parte del Proyecto Darwin, iniciativa que cuenta con apoyo de la Agencia Espacial Europea.

En esta ocasión, la compañía de telecomunicaciones cuenta con la colaboración directa de Hispasat, Nokia y Renault, con los que trabaja estrechamente en el Campus de Ciencia e Innovación Harwell en el condado de Oxfordshire, al noreste de Londres.

Ver más: Europa tendrá un SUV híbrido enchufable desde 500 euros

Allí están probando las posibilidades que brinda la conexión 5G para operar automóviles eléctricos Renault TWIZY. La idea es aplicar distintas tecnologías para obtener una movilidad autónoma, sin conductor. Para asegurar su control remoto desde el laboratorio del campus de Harwell, O2 está dotando a los vehículos de sensores Lidar.

El resultado es que los técnicos del laboratorio manejan dos de estos automóviles gracias a su equipamiento de comunicaciones geosincrónicas de Hispasat y al 5G de Nokia y O2, que permite determinar a distancia la posición, dirección y velocidad del vehículo, así como su estado. La tecnología aportada por O2 es capaz, además, de supervisar las emisiones de CO2.

Ver más: El coche eléctrico más barato del mundo viene en una caja desde China y cuesta 930 dólares

La investigación también incluye el estudio del funcionamiento de una réplica digital del vehículo para probarlo virtualmente desde otro laboratorio de O2, en la universidad de Glasgow.

l reparto de pedidos de tiendas online podría beneficiarse de unas rutas trazadas por satélite menos contaminantes. Por ellas discurrirán las entregas de última milla que los socios minoristas de O2 realizan.

El empeño de O2 es “hacer más ecológica la red de transporte del Reino Unido” en un futuro, según declaran en la compañía. Como explica Amanda Solloway, ministra británica de Ciencia, Investigación e Innovación, la investigación del laboratorio de O2 permitirá a las “empresas más innovadoras probar estas tecnologías” y avanzar en la “puesta en marcha de vehículos de autoconducción seguros”.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO