COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las filiales en Brasil de Telefónica y la italiana TIM han anunciado este miércoles su interés en comprar, de manera conjunta, el negocio de telefonía móvil del grupo brasileño Oi, que se encuentra en concurso de acreedores desde 2016, según señalaron ambas compañías en un comunicado remitido al regulador de São Paulo.

“Telefónica Brasil y TIM manifestaron al Bank of America Merrill Lynch, asesor financiero del Grupo Oi, su interés en iniciar negociaciones con vistas a una potencial adquisición, en conjunto, del negocio móvil del grupo Oi, en su totalidad o una parte”, indicaron.

Oi es el cuarto operador del mercado brasileño, por detrás de Vivo (Telefónica), TIM y Claro (América Móvil), con una cuota del 16,2% y 37 millones de clientes de telefonía móvil. Sin embargo, la compañía atraviesa una severa crisis desde hace cuatro años que frena su futuro en solitario. Los activos móviles de Oi se están valorando en su conjunto en cerca de 18.000 millones de reales (3.400 millones de euros), según medios financieros.

Oi se acogió a ley de quiebras en Brasil en 2016 para poder seguir operando y desde entonces buscó reorganizar con sus acreedores el pago de una deuda por 65.000 millones de reales (unos 12.500 millones de euros al cambio actual).

Telefónica Brasil, que opera en el país suramericano a través de la marca Vivo, es líder del mercado brasileño de telefonía móvil con una participación de casi el 33 %, mientras que TIM Brasil, es el tercer operador con una participación del 23,7 %.

La subsidiaria de la multinacional española afirmó en la nota que la transacción, si se llega a materializar, “creará valor” para sus accionistas y clientes a través de un “mayor crecimiento, generación de eficiencias operacionales y mejorías en la calidad del servicio”. “Además, contribuirá para el desarrollo y la competitividad del sector de telecomunicaciones brasileño”, añadió Telefónica Brasil.

TIM Brasil se pronunció en los mismos términos y añadió que una eventual conclusión del negocio también reforzará la “capacidad de inversiones” en el mercado de telecomunicaciones brasileño.

Sin compromiso por Oi

Por su parte, Oi indicó en un comunicado que el movimiento va en línea con la “implementación de su plan estratégico de transformación de sus operaciones”. Según el operador, ese interés inicial por parte de Telefónica y TIM confirma “la premisa de la compañía de que hay interés del mercado en sus operaciones móviles”.No obstante, advirtió que “no hay ningún compromiso de Oi”, ni de las empresas interesadas, para la “realización de tal compra”.

“Aunque puede haber una evolución de sus análisis en el futuro para un potencial proceso de negociación formal, en este momento, Oi sigue analizando todas las alternativas existentes que pueden dar más eficiencia a la realización de su plan estratégico”, apuntó.

Dentro del plan de reestructuración con el que se ha comprometido, Oi pretende centrarse en el negocio de la fibra óptica y aquellos de mayor valor agregado.

Telefónica Brasil ya había manifestado en octubre del año pasado que estaba dispuesta a evaluar una eventual compra de activos de Oi. El grupo que preside José María Álvarez-Pallete atraviesa su peor momento en Bolsa. Sus acciones cotizan por debajo de 5 euros y han perdido el 40% de su valor en lo que va de año. No obstante, en la sesión de este miércoles están repuntando casi un 5% hasta 4,6 euros.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO