COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La tan esperada reunión anual de Tesla, que culminó con el anuncio de una nueva línea de baterías, no produjo el efecto esperado en los mercados, donde las acciones de la compañía de Elon Musk reaccionaron a la baja.

Musk ha comenzado su discurso reconociendo algo que todos sabemos: la cuota de mercado de los coches eléctricos se está incrementando año tras año, pero este tipo de vehículos aún no está al alcance de todo el mundo. Y su propósito es que lo esté. El coste de las baterías tiene un impacto muy profundo en el precio final de los coches eléctricos, por lo que la estrategia más eficaz si queremos abaratarlos consiste en reducir el coste de producción de este componente.

Tesla quiere sorprender al mundo

Volkswagen está creando una alianza masiva contra Tesla

Elon Musk se convierte en la cuarta persona más rica del mundo

La estrategia de Tesla consiste en atacar simultáneamente dos frentes. Por un lado quiere hacer más eficiente el proceso de producción de las baterías para conseguir que las fábricas sean capaces de responder frente a la demanda creciente de este componente. Y, además, pretende incrementar sus prestaciones y reducir su coste para que el precio final de los coches eléctricos sea equiparable al de los vehículos de combustión.

Tras el anuncio, los papeles de Tesla llegaron a caer hasta 7%, lo que equivale a una reducción en su capitalización de mercado de unos u$s 20.000 millones, y hoy vuelven a cotizar con una importante baja en Nueva York. 

Según los analistas, los inversores esperaban anuncios importantes acerca del desarrollo de una batería con una vida útil de 10 años o más, y un objetivo específico de reducción de costos que situara el precio de los vehículos eléctricos por debajo de los nafteros.

Pero Musk solo se limitó a prometer reducir a la mitad el costo de las baterías con nuevas tecnologías en un plazo de dos años y reconoció que Tesla aún no puede ofrecer procesos de fabricación, diseño de baterías y vehículos completamente nuevos. Además, la compañía a menudo no ha cumplido con los objetivos de producción anunciados.

El objetivo de producir 20 millones de vehículos al año tampoco llegó con un cronograma o presupuesto precisos. “Hay un camino claro hacia el éxito, pero mucho trabajo de aquí en adelante”, dijo Musk.

“Los inversores a largo plazo hacen sus planes para un año de distancia, y un horizonte de tres años es simplemente mucho tiempo. Quieren la inmediatez”, explicó Gene Munster, del fondo de capitales Loup Ventures.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO