Jorge Villa, Education & Healthcare Business Development Latinamerica, Alcatel-Lucent Enterprise
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Durante los últimos años, países como México, Chile, Colombia, Argentina, y Uruguay han llevado adelante políticas que buscan propiciar espacios de enseñanza y aprendizaje apoyados por las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), a partir de la dotación computadoras portátiles y tabletas a diferentes centros educativos. Estas iniciativas tienen como objetivo el mejoramiento de la calidad de la educación y la disminución del tiempo requerido para que los estudiantes alcancen los objetivos de aprendizaje.

Sin embargo, el impacto generado hasta el momento dista mucho del esperado, pues muchas de las instituciones objetivo carecen de conectividad a Internet y, en casos más críticos, de electricidad. Ello se suma a falta de políticas de entrenamiento de profesores en el uso de TIC y de desarrollo de planes de estudio que incluyan estas herramientas.

Los gobiernos han destinado centenas de millones de dólares en programas como Conectar Igualdad (Argentina), Computadoras para Educar (Colombia), Plan Ceibal (Uruguay) Me Conecto para Aprender (Chile) y @prende Mx (México). Los datos de los programas de cada país indican que en Argentina se entregaron 4,7 millones de netbooks, en Colombia 2 millones de tabletas y computadoras, en Chile 74.000 computadoras, en Uruguay 630.000laptops y en México 2 millones de laptops y tabletas.

De acuerdo con  Jorge Villa, Education & Healthcare Business Development Latinamerica, Alcatel-Lucent Enterprise, “antes de iniciar con una entrada masiva de dispositivos, las instituciones educativas y gobiernos deben plantearse cuáles son sus necesidades reales; no basta con definir cuál es el mejor equipo desde el punto de vista técnico; debe revisarse cuál es la solución que se adapta a las necesidades actuales y futuras”.

TyN Magazine: Además de cuestiones técnicas (energía eléctrica, por ejemplo) o tecnológicas, ¿qué otras cosas deberían tenerse en cuenta para el éxito de estos planes?

Jorge Villa: Sin duda se deben hacer estudios para lograr un diagnóstico general de los lugares o regiones donde se planea aplicar planes de acceso escolar a las TIC y establecer las metas y métricas mediante las cuales se determinarán el alcance de los mismos. Seguramente hay cientos de programas en la región de Latinoamérica, que por diferentes razones han quedado a medias, no se han aplicado correctamente, o en el extremo están congelados, o en el peor de los casos aquellos que han  resultado en un gasto innecesario. Es determinante para el éxito de los planes la continuidad hasta su finalización y el seguimiento de cumplimiento de metas de acuerdo con lo planeado. Involucrar a los docentes como parte fundamental del proceso. Existe por lo menos un proyecto ambicioso por parte de emprendedores que han desarrollado una PC muy asequible (Endless) con un sistema operativo abierto, dirigido en su totalidad a un ambiente educativo, desde muy básico hasta cursos especializados de matemáticas o temas para desarrolladores de aplicaciones en ese sistema abierto. Ese es un muy buen ejemplo, que aunque se encuentra en un estado incipiente en Latinoamérica, está generando buen interés dentro de la comunidad educativa, así como con los desarrolladores interesados en sistemas abiertos.

TyN Magazine: ¿Cuál es la actitud de los docentes frente a estos planes? ¿Y su capacitación?

Jorge Villa: De manera general, Alcatel-Lucent Enterprise ha tenido la experiencia de trabajar con diversas instituciones educativas en la región, en su mayoría de nivel superior. Los docentes mantienen una actitud, ya que las TIC en general y el despliegue de Comunicaciones Unificadas en el campus les permite tener un mayor acercamiento a los alumnos en su mayoría más jóvenes y conocedores de estas tecnologías. Por ello, tanto la adopción de parte de los centros educativos como una capacitación en el uso de las herramientas mediante cualquier dispositivo habilitado para conectarse a una red por la que pasan los docentes, no representa una pérdida de tiempo sino al contrario, un mayor aprovechamiento del mismo. Sin duda hay mucho camino por recorrer en cuanto a capacitación de generaciones anteriores, pero las TIC son un facilitador. Hemos entregado más de 36.000 puertos de red como base del Acceso Unificado y 8.700 puntos de red inalámbrica. Esto significa una sólida construcción de relaciones de confianza con las instituciones para proporcionar servicios de comunicación y aplicaciones a más de 600.000 estudiantes.

TyN Magazine: ¿Cuál es la respuesta de los alumnos?

Jorge Villa: El mayor reto en estos proyectos es asegurar que la solución responda a las necesidades actuales y proyecciones futuras de los centros educativos y sea escalable para soportar los requerimientos futuros, manteniendo una buena relación con el presupuesto disponible y una gran facilidad de administración. Existe una gran innovación en modelos de aprendizaje que se apoyan cada vez más en las TIC, como por ejemplo el fenómeno de ludificación. Con este tipo de modelos, los alumnos aprenden “jugando”, lo cual es totalmente diferente a lo aplicado en los sistemas educativos tradicionales. Por esta, entre otras múltiples razones, -como estar conectados a Internet, tener acceso a bibliotecas virtuales, poder experimentar con nuevas aplicaciones para el desarrollo y entrega de trabajos y evaluaciones, y poder dar retroalimentación sobre la forma de enseñar de sus maestros- la actitud y la respuesta de los alumnos es casi en un 100% en los casos que conocemos.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO