COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

De aquí a cuatro años, una compañía sin soluciones en la nube será tan rara como lo sería hoy en día una empresa desconectada del Internet. Entonces, ¿cuáles serán las consecuencias negativas que una empresa puede enfrentar al optar por una solución inadecuada durante su viaje a la nube?

Una de ellas, que pueden retrasar los programas en la nube es la falta de planeamiento, por ejemplo, un aspecto importante son los proyectos, la capacidad de planificar, identificar las reales necesidades antes de elegir la mejor solución, envolviendo aplicaciones, tecnología y hasta el proveedor.

TIVIT explica que es muy importante identificar cuál solución es la más adecuada y adherente a los requisitos técnicos y del negocio que son ideales para la empresa, considerando que existen diferentes modelos como nube pública, privada o híbrida, además de los servicios a ser adoptados IaaS, PaaS o SaaS.

Asimismo, visualizando lo mejor de cada una de estas soluciones, para luego optar por un modelo multicloud generalmente es la opción más indicada. Un buen especialista debe entender en detalle las exigencias e indicar los tipos y modelos de nube ideales para cada necesidad o carga de trabajo de la empresa.

Frustrar expectativas

Antes de optar por algún proveedor o modelo, es preciso tener certeza de que la estructura de la empresa es compatible con el servicio de la nube, ya que el fin de este es evitar que algunos recursos no funcionen en el nuevo ambiente porque hay ocasiones en las que las migraciones pueden ser mal ejecutadas cuando el proveedor de servicios de la nube desconoce las aplicaciones del cliente.

Por ello, es relevante entender y alinear las expectativas de la empresa con el proveedor elegido. La empresa recomienda contar con la ayuda de especialistas en nube para mapear sus aplicaciones y entender la elección compatible con la demanda.

Fallas de seguridad

Estudios aseguran que un 64% de las empresas consideran la seguridad como un obstáculo a la hora de contratar servicios cloud o nube. Generalmente, estos problemas son muy comunes y por ello, los proveedores deben están cada vez más preparados para mitigar los riesgos que las organizaciones también estén atentas. TIVIT también aconseja verificar las políticas de seguridad vigentes en su empresa y si es preciso, ampliarlas para que estén alineadas con el uso de la nube. De igual modo, asegurarse que el proveedor restringa los accesos gerenciales a links privados o a determinadas IP’s de origen, garantizando un canal seguro para administrar la nube.

Pérdidas en las finanzas

Las compañías también deben preocuparse de elegir bien el servicio de nube ya que, sino las consecuencias pueden afectar y traer grandes pérdidas financieras, por ello, en este punto es muy importante que la empresa este informado de las formas y tipo de pago para no tener inconvenientes. La mejor opción para pagar la nube es a través de la moneda local porque queda al tanto de la modalidad de pago, ya sea fijo o variable. Como el precio puede ser grande en el modelo sobre la demanda. En el caso de que el modelo tiene muchos pedidos estacionales y cuenta con medios automatizados y capaces de tomar decisiones de crecimiento y reducción de uso de los servicios, como las aplicaciones con poca variación, por ejemplo, storage, lo mejor es correr al pago fijo.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO