Masashi Muromachi, presidente interino de Toshiba.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Toshiba propuso una nueva lista de ejecutivos, la mayoría de ellos externos a la empresa, para que integren su junta de accionistas, luego del escándalo contable por el cual renunció su anterior presidente Hisao Tanaka.

Este escándalo incluía desfasajes en las cuentas de sus libros, en los que se habrían inflado los beneficios en 170 millones de yenes (1,25 millones de euros), frente a una estimación existente de 50 millones de yenes.

Frente a las investigaciones que se están llevando adelante en la empresa, en la que se incluyen a los altos directivos sobre los que recaen las sospechas, Toshiba pondría siete consejeros externos en la junta de 11 miembros y buscará la aprobación de los candidatos en la reunión extraordinaria de accionistas a finales de septiembre.

El nuevo consejo que acaban de proponer mantiene al presidente interino Masashi Muromachi en su cargo, apoyando con esta acción la estabilidad conseguida en este último tramo, pero posiblemente decepcionando a algunos inversores que esperaban un nuevo líder.

La empresa anteriormente tenía cuatro directores externos, incluyendo dos ex diplomáticos, pero los analistas dijeron que probablemente carecían de la experiencia y la confianza para cuestionar a los altos ejecutivos. Entre los nuevos miembros se incluye al presidente de Mitsubishi Chemical Holdings, Yoshimitsu Kobayashi, quien también es líder del grupo Keizai Doyukai.

Toshiba mantiene fuertes críticas relacionadas con el escándalo justo en el momento en el que el gobierno está focalizando sus esfuerzos en hacer más atractivas las empresas japonesas para los inversores extranjeros.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO