COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hay momentos en que la pantalla del televisor juega un rol fundamental en nuestros tiempos de ocio. Ver un clásico del fútbol o una maratón de series en casa puede ser todo un evento al vivirlo con familiares y amigos, pero ¿y si la luz exterior rebota e impide ver el gol, o los detalles clave para resolver el misterio de la temporada en que vas? Aunque desafortunadas, estas situaciones son más reales de lo que quisiéramos en las pantallas planas.

Pese a que los avances de la tecnología nos hicieron pasar de pantallas curvas tipo convexas a planas, hoy la solución apunta nuevamente a las curvas, esta vez de tipo cóncavas. Los beneficios de esta forma radican incluso en beneficios médicos, los que sin duda te harán pasar de querer uno, a necesitarlo en tu hogar. A continuación, te contamos tres razones por las que deberías optar por un televisor de este estilo:

Experiencia inmersiva

Sentirse dentro de la cancha o como un personaje más de la película o serie no es una sensación única de la realidad virtual. La pantalla de tu televisor curvo proporciona una experiencia más inmersiva, acercando la acción al usuario. ¿Cómo? Debido a la distancia entre el ojo y la imagen. “La curvatura del televisor hace que al mirar de frente, la distancia del ojo a todos los puntos de la tele, sea la misma. De este modo, si miras al centro o a la esquina sigue siendo la misma distancia y eso genera que se vea como en la vida real. En las pantallas planas, en cambio, la distancia entre mirar al centro o una esquina es otra”, comenta Matías Sabaj, TV Product Manager de Samsung Electronics Chile.

Menor fatiga ocular

En un entorno en donde vivimos bombardeados de pantallas brillantes, ¿puede un TV reducir el cansancio visual? Verdadero. Así lo dice la ciencia. Un estudio realizado por la facultad de medicina de la Universidad de Harvard arrojó como resultado que los monitores curvos mejoran el enfoque y reducen la fatiga visual de los usuarios. Esto, en desventaja de las pantallas planas. O sea, “gracias a que la curvatura hace que la distancia del ojo a cualquier punto del TV sea la misma, el cristalino trabaja menos, por lo que el ojo tiene una menor fatiga, comparado a que, si hubiese estado esa misma cantidad de tiempo mirando una pantalla plana”, explica Sabaj y agrega que con esta característica, es posible proporcionar ambientes visuales de alta calidad que son menos agotadores y más placenteros. Un pequeño paso para la tecnología, una gran noticia para los gamers, los hinchas que no pueden viajar por todo el mundo y para los amantes de las maratones de series los fines de semana.

Menor reflejo de luz

Último minuto del partido que define qué equipo gana la Copa del Mundo. Pase y tiro al arco, ¿te imaginas perder ese momento porque la luz externa (el reflejo del sol, un espejo o una lámpara) rebotó en tu televisor y perdiste ese instante histórico? Con pantallas curvas eso será incluso más difícil y menos probable que en tu TV plano.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO