COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La larga lista de “enemigos” de Donald Trump que va desde los demócratas y los medios de comunicación hasta los inmigrantes terminó de incorporar este miércoles un nuevo a miembro: las redes sociales.

El presidente de Estados Unidos firmó una orden ejecutiva destinada a eliminar algunas de las protecciones legales tradicionalmente otorgadas a estas plataformas, que no son legalmente responsables del contenido que publican sus usuarios.

En concreto, la orden autoriza a los reguladores a evaluar si las redes deberían ser legalmente responsables de lo que publican los usuarios.

Trump le cierra las puertas a Brasil y complica a las multinacionales tecnológicas

Las delirantes explicaciones de los políticos sobre la pandemia

Elon Musk versus Mark Zuckerberg: el choque entre los gigantes de la tecnología

“Un puñado de monopolios de redes sociales controlan una gran parte de las comunicaciones públicas y privadas”, asegura el Presidente. “Tienen poder sin filtros para censurar, restringir, editar, dar forma y alterar cualquier forma de comunicación entre ciudadanos privados y grandes audiencias”.

Defender la libertad de expresión de uno de los mayores peligros a los que se ha enfrentado nunca Estados Unidos“. Esta es la justificación del presidente de EEUU, Donald Trump, ha dado para firmar una orden ejecutiva que limita la especial protección contra acciones legales de las que gozan las redes sociales en Estados Unidos. Una legislación que abre la puerta a innumerables demandas multimillonarias en todo el país.

La orden se propone modificar la llamada Ley de Decencia de las Comunicaciones, una legislación de Estados Unidos que ofrece una protección legal en ciertas circunstancias a plataformas como Facebook, Twitter y YouTube.

Según la Sección 230 de la ley, las redes sociales generalmente no se hacen responsables del contenido publicado por sus usuarios, pero pueden participar en el “bloqueo del buen samaritano”, como eliminar contenido obsceno, acosador o violento.

La orden ejecutiva establece ahora que esta inmunidad legal no se aplica si una red social edita contenido publicado por sus usuarios.

¿Cuáles han sido las reacciones?

Twitter, que se menciona repetidamente en el borrador de la orden ejecutiva, declinó hacer comentarios.

No obstante, con anterioridad, el director ejecutivo de la compañía, Jack Dorsey, respondió a las críticas de las políticas de verificación de hechos en una serie de publicaciones en la que asumió su responsabilidad ante la medida.

Continuaremos señalando información incorrecta o disputada sobre las elecciones a nivel mundial“, afirmó.

YouTube, propiedad de Google, no reaccionó de manera inmediata.

En una entrevista con Fox News el miércoles, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo que censurar una plataforma de redes sociales no sería el “reflejo correcto” para un gobierno preocupado por la censura.

Expertos del conservador Instituto Cato, por su parte, advirtieron que la orden ejecutiva podría tener consecuencias no deseadas.

“A la larga, esta campaña conservadora contra las compañías de redes sociales podría tener un efecto devastador en la libertad de expresión”, dijo Matthew Feeney, analista del Cato.

En su criterio, cambiar la Ley de Decencia de las Comunicaciones para “imponer neutralidad política en las empresas de medios sociales” podría llevar a las plataformas a llenarse de “contenido legal que de otro modo les gustaría eliminar”, como pornografía, imágenes violentas y racismo.

“O examinarían el contenido en un grado que mataría el libre flujo de información en las redes sociales al que estamos acostumbrados hoy”, añadió.

Feeney consideró que el borrador de la orden ejecutiva era un “desastre”, pero podría resultar políticamente popular en el período previo a las elecciones presidenciales.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO