COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Enrrique Dans

Un artículo en Coindesk describe cómo los comerciantes chinos en Rusia utilizan de manera habitual una criptomoneda relativamente poco conocida, Tether, para repatriar sus beneficios a China de manera razonablemente sencilla y eludiendo todo tipo de controles y restricciones, dando lugar a un flujo constante de movimiento de capitales entre ambos países y, de facto, a un auténtico sistema financiero en paralelo.

¿Qué lleva a que Tether se convierta en el 80% del volumen de operaciones de las mesas de contratación de criptomonedas en Moscú? Simplemente, el hecho de ser una stablecoin teóricamente anclada al precio del dólar en una sencilla relación 1:1, y que de hecho, históricamente, ha mantenido esa cotización de manera razonablemente constante. Que la estabilidad de la moneda, en realidad, sea discutible por el hecho de que, aparentemente, tan solo en torno al 70% de sus activos en circulación estén actual mente refrendados por reservas en dólares no genera ningún problema a sus usuarios, que prefieren aceptar ese riesgo a tener que operar con un bitcoin sometido a una oscilación cambiaria difícil de prever. Lo único, en realidad, que aporta Tether es eso, una capacidad para mover dinero de manera razonablemente estable y presumiblemente opaca.

El desarrollo de las criptomonedas se está convirtiendo, en muchos sentidos, en un sistema financiero paralelo con un volumen de operaciones cada vez más elevado, mientras los sistemas tradicionales permanecen bastante al margen de este desarrollo o se limitan a intentar restringirlo mediante limitaciones puntuales o restricciones que únicamente funcionan de manera teórica. En realidad, todo indica que las criptomonedas son la evolución lógica del dinero, y que simplemente estamos prolongando un sistema ineficiente y haciéndolo, además, en ritmos diferenciados, mediante la creación de sistemas paralelos únicamente al alcance de aquellos que los conocen y que encuentran ventajas en su uso. Un sistema económico paralelo «para listos» capaces de hacer magia y hacer desaparecer el dinero de un sitio para hacerlo aflorar en otro sin demasiado control, al margen del sistema tradicional. ¿Qué podría salir mal?

El debate sobre la naturaleza y el uso de las criptomonedas va a tener que ser puesto sobre la mesa de una manera urgente en los foros adecuados si no queremos que termine dando lugar a problemas y desequilibrios serios, porque crear una criptomoneda no resulta tecnológicamente tan complejo ni tiene unas barreras de entrada tan elevadas, y está dando lugar a un ecosistema cada día más sofisticado y con un uso cada vez más extendido. Si en algún momento creíste que cosas como bitcoin era algún tipo de moda pasajera, vuelve a pensarlo: están aquí para quedarse, y mientras no lo entendamos y lo reconozcamos, seguiremos alimentando futuros problemas. El elefante se está haciendo cada vez más grande, en algún momento, tal vez sería interesante que alguien reconociese que, efectivamente, está ahí…

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO