Capital One Cafe
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Capital One, un conglomerado de servicios bancarios especializado en tarjetas de crédito, préstamos para autos, personales y cuentas de ahorro, denunció que el 19 de julio pasado, una hacker con residencia en la ciudad de Seattle, Washington, tuvo acceso a los datos de alrededor de 106 millones de personas que involucran la información entregada a la compañía por sus clientes para solicitar créditos automotrices o tarjetas de crédito.

La mujer, identificada como Paige A. Thompson, de 33 años de edad e ingeniera en software por profesión, habría tenido acceso a alrededor de 140,000 números del Seguro Social proporcionados por los clientes de tarjetas de crédito de Capital One, así como a cerca de 80,000 cuentas bancarias vinculadas a dichas tarjetas, informó la compañía en un comunicado.

Del número total de personas que vieron comprometida su información, 100 millones son ciudadanos estadounidenses, mientras que el resto son habitantes de Canadá. De estos últimos, Capital One especificó que alrededor de un millón de números correspondientes a la seguridad social de este país se vieron comprometidos en el incidente.

La compañía, cuyas oficinas centrales se encuentran en la comunidad de McLean, Virginia, en el condado de Fairfax, aseguró haber detectado de inmediato el acceso no autorizado a su banco de datos y avisado al FBI para proceder en consecuencia. Como resultado de esta cooperación temprana, la agencia federal detuvo a Thompson, quien se hacía llamar Erratic en su cuenta de Twitter (@0xA3A97B6C).

“En tanto estoy agradecido de que la perpetradora haya sido detenida, al mismo tiempo estoy profundamente avergonzado por lo sucedido”, declaró Richard D. Fairbank, presidente y CEO de Capital One. “Me disculpo sinceramente por la comprensible preocupación que este incidente debe estar causando entre los afectados y me comprometo a solucionarlo”.

La información a la que Thompson habría tenido acceso, estaría relacionada con consumidores y pequeños negocios que habrían hecho entrega de sus datos a la compañía para hacerse de una tarjeta de crédito en el periodo comprendido entre los años 2005 y 2019. Dicha información comprende datos personales que de manera rutinaria Capital One solicita a sus clientes potenciales, tales como nombres, direcciones, códigos postales, números telefónicos, emails, fechas de nacimiento y comprobantes de ingresos.

Capital One aseguró que en ningún caso se vieron comprometidos los números de cuenta de las tarjetas de crédito de sus clientes ni tampoco sus contraseñas de acceso, y que pese a lo elevado de las cifras de los datos vulnerados, 99% de los números del Seguro Social se mantuvieron a salvo.

Paige A. Thompson compareció ya ante una corte, acusada de violación a la Ley de Fraude y Abuso Computacional, y permanecerá en custodia hasta el próximo 1 de agosto, fecha en la que se celebrará su siguiente audiencia. De acuerdo a la denuncia presentada en la Corte del Distrito Occidental en Washington de Seattle, Thompson habría sido empleada de Amazon.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO