COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La firma británica Aston Martin es mundialmente conocida por sus diseños de automóviles deportivos de alta gama.

Aston Martin y James Bond comenzaron su aventura juntos en 1964, cuando Sean Connery, el primer ‘007’ de la saga del espía británico, se puso al volante del Aston Martin DB5, un clásico entre clásicos.

Desde la firma de Warwickshire se tiene pensado poner en marcha un proyecto de un Aston Martin ‘volador’  que podría ser el próximo transporte de James Bond en el futuro. Este avión personal de lujo, capaz de despegar y aterrizar verticalmente, forma parte de un plan de investigación respecto al futuro del transporte individual debido a la creciente población mundial.

La compañía acaba de presentar en el Salón Aeronáutico de Farnborough -la feria internacional que se celebra cada dos años en Hampshire- su proyecto “Volante Visión Concept”, un prototipo de vehículo volador autónomo que puede despegar verticalmente.

Este mini avión privado combina un elegante diseño de fuselaje e incluye los últimos avances en materia aeroespacial. “Estamos en el comienzo de una nueva generación de transporte urbano, la movilidad vertical ya no es una fantasía -explicó Marek Reichman, director creativo de Aston Martin, durante la presentación-. Tenemos una oportunidad única de crear un avión de lujo que fusiona definitivamente el arte y la tecnología, combinando las mismas formas y proporciones de diseño e ingeniería que caracterizan a nuestros automóviles”.

Aunque por ahora parece más una estrategia de márketing que una realidad, el Aston Martin Volante Vision Concept puede revolucionar la movilidad en un futuro no tan lejano si llega a buen puerto.

“Tenemos que buscar soluciones alternativas para reducir la congestión y la contaminación y mejorar la movilidad. El transporte aéreo será una parte crucial en el futuro del transporte, el Volante Vision Concept es la solución de movilidad de lujo definitiva”, ha comentado Andy Palmer, presidente y director general de Aston Martin.

Capaz de acomodar hasta tres pasajeros, el avión puede funcionar con piloto automático, cuenta con un tren de potencia híbrido-eléctrico y capacidades de despegue y aterrizaje vertical. La aeronave funciona a partir de tres propulsores: uno horizontal, el más grande, ubicado en la parte trasera; y dos propulsores inclinados en la parte delantera.

El concepto, que se desarrolla en el marco de una investigación sobre el impacto de los medios de transporte en las megas ciudades, fue diseñado en asociación con Cranfield University, Cranfield Aerospace Solutions y la célebre automotriz británica Rolls-Royce.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO