COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Microsoft ha presentado durante su conferencia del E3 2017 su nueva consola Xbox One X, la máquina anteriormente conocida como ‘Project Scorpio’ que se presenta como “la más potente jamás creada”, pero que a pesar de sus especificaciones no ha conseguido sorprender con sus juegos. Tal como estaba previsto, también se ha anunciado su fecha de lanzamiento, que será el próximo 7 de noviembre.

Aunque sus características técnicas se conocían desde el pasado mes de abril, ha sido durante el show de Microsoft previo a la feria de Los Ángeles que se ha mostrado la consola por primera vez. Así, su diseño destaca por tener un acabado muy similar al de su antecesora Xbox One S, pero con un menor tamaño. De hecho, más que una consola totalmente nueva Xbox One X ha sido presentada como una actualización con mayor potencia del modelo anterior.

Microsoft ha creado una consola centrada en ofrecer gráficos en ultra alta definición 4K y que es capaz de mejorar el rendimiento en juegos de pasadas generaciones. Así, de la misma manera que todos los accesorios de Xbox One serán compatibles con Xbox One X, también lo serán la totalidad del catálogo de Xbox One, aquellos títulos de Xbox 360 que sean retrocompatibles y, para sorpresa de muchos, también algunos de la Xbox original.

La nueva consola de Microsoft cuenta con unas especificaciones técnicas superiores a las de su competidora PlayStation 4 Pro, como un procesador central (CPU) de ocho núcleos x86 a 2,3GHz, un procesador gráfico (GPU) hecho a medida con 40 unidades de computación a 1172MHz y que alcanza los prometidos seis teraflops, 12GB de RAM GDDR5, un disco duro más rápido de 1TB y 2,5” y lector de Blu-ray UHD que permite ver películas en 4K.

Con el objetivo de que esta ambiciosa configuración no acabe sobrecalentando la consola debido a su reducido diseño, Microsoft ha optado por un sistema de refrigeración que hasta ahora no se había visto en consola: un disipador de calor con una cámara de vapor parecido al que se utiliza en tarjetas gráficas avanzadas como la GTX 1080, y que además de un sistema que optimiza la energía que recibe cada chip.

El primer juego de Xbox One X que se ha mostrado en la conferencia ha sido Forza Motosport 7, la nueva entrega de esta aclamada serie de simuladores de conducción. El juego corre a 4K de resolución nativa, saldrá a la venta el próximo 3 de octubre y es, sin duda, el gran abanderado de la nueva máquina al ser uno de los títulos que ponen a prueba las especificaciones de la máquina.

Entre el resto de juego presentados destaca una gran selección de títulos multiplataforma, como el ambicioso juego de acción futurista Anthem, el nuevo Assassin’s Creed: Origins o Middle-Earth: Shadow of War, que sacarán provecho de las mayores prestaciones de la máquina para ofrecer un mayor rendimiento. Asimismo, también han tenido presencia una considerable selección de juegos independientes, como el estilizado The Last Night o el esperado Cuphead, que tras años de espera llegará este próximo mes de septiembre.

A lo largo de casi dos horas de conferencia Microsoft ha mostrado una variada selección de juegos para Xbox One X, sin embargo, se echa de menos una mayor oferta de títulos exclusivos que justifiquen la compra de la consola y que ofrezcan algo diferente de lo que debería esperarse de una nueva máquina.

 

 

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO