COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los eclipses totales de sol de producen por una coincidencia geométrica ya que, si fuera por los tamaños reales, sería imposible que esto sucediera.

“Si no nos movemos del lugar en que estamos, la frecuencia es de uno cada 360 años de promedio. Para poder disfrutar de un eclipse de estas características, que junto con las auroras boreales son seguramente los fenómenos astronómicos más espectaculares, debemos desplazarnos a los distintos puntos del planeta en que ocurren regularmente”, explica  Kike Herrero, astrónomo al frente de Celístia Pirineus.

“Es un fenómeno muy singular, que se produce en el momento en que la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, y proyecta su sombra sobre una pequeña superficie de nuestro planeta. Esa sombra puede ser de cómo máximo 273 kilómetros”, dice Herrero.

Lo más maravillosos es que “nuestro satélite es unas 400 veces más pequeño que el Sol pero está 400 veces más cerca de la Tierra que nuestra estrella, por eso el tamaño aparente de la Luna es similar en ese momento al tamaño aparente del Sol”, aclara Herrero.

El 21 de agosto ocurrirá un eclipse total de Sol que se verá solo desde Estados Unidos, en el cual durante dos minutos el día se hará noche. La sombra de la Luna, que recorrerá el continente a unos 2000 kilómetros por hora, comenzará a aparecer por la costa oeste y se irá desplazando por el país hasta desaparecer por la costa este, todo ello en unos 90 minutos. Todos los estados que se sitúen en la franja del eclipse podrán verlo, una hora antes y una hora después en fase parcial, y durante unos dos minutos, completo.

“Los eclipses de Sol acostumbran a durar entre pocos segundos y hasta cinco minutos, como el que se vio en China en 2009. Que la duración sea tan corta se debe al movimiento de la Luna y esa coincidencia entre los tamaños aparentes de nuestro satélite y nuestra estrella”, explica Herrero. De hecho, en los casos en que la Luna se encuentra cerca del apogeo, el punto más alejado de su órbita elíptica, los eclipses de Sol no llegan a ser totales sino anulares, y dejan ver un anillo de luz solar alrededor de nuestro satélite.

La NASA publicó un vídeo en que se puede ver el eclipse solar total que ocurrió sobre Indonesia y el Pacífico captado por un satélite japonés, llamado Himawari-8.

“Serán dos minutos indescriptibles. Vi uno anterior en China, en 2009, de cinco minutos y trabajaría un año entero para poder viajar e ir a verlos. Es uno de los espectáculos más grandes de la naturaleza, juntamente con las auroras boreales. Es un momento de adrenalina de no saber hacia dónde mirar, que se capta con todos los sentidos, muy intenso”, afirma Herrero, que viajará a los Estados Unidos este agosto para poder ver en primera persona este evento.

La Tierra, no obstante, no experimentará eclipses de Sol siempre. Nuestro satélite se está distanciando de nuestro planeta a razón de 3,8 cm cada año. Eso implica que dentro de unos 650 millones de años, la Luna estará tan distante que ya no tapará por completo el Sol.

Tendremos que esperar hasta el lunes, y según en qué lugar del mundo estemos lo podremos disfrutar en directo o por internet en varias páginas web.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY