Fotografía: Archivo TyN
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En cualquier contrato entre dos partes siempre existen cláusulas que están escritas con letra pequeña, y pese a que deberían ser éstas las que tendrían que ser examinadas con más cuidado, usualmente son a las que menos atención se presta. Un caso de este tipo acaba de ser desvelado por WABetaInfo, el portal online que suele ofrecer noticias relacionadas a WhatsApp y a los sistemas operativos Android, iOS y Windows, así como de negocios.

Llanamente, a partir de la próxima actualización de WhatsApp, los menores de 16 años que vivan en Europa o dentro del llamado espacio europeo, y los menores de 13 años que tengan su residencia en otros países, no podrán hacer uso de la aplicación.

Este anuncio, que no es propiamente nuevo (WABetaInfo informó de ello el 24 de abril de 2018 en su cuenta de Twitter si bien en ese momento no se estableció una fecha de entrada en vigor), cobra vigencia a partir de la aparición de la última actualización Beta para Android (2.19.222), en la que viene integrada una herramienta con la que es posible cerrar el servicio de la plataforma a los menores de edad.

A partir del establecimiento de la Ley General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés), que entró en vigor en Europa el 25 de mayo de 2018, la plataforma que pertenece a Facebook se adelantó al establecimiento de la misma y fijó sus propias condiciones de uso, en lo que fue claramente un movimiento defensivo para protegerse de sanciones por parte de la Unión Europea, amén de entregar la responsabilidad a los usuarios.

Hasta el día de hoy, sin embargo, nada había pasado. Pero luego de la llegada de la última Beta de Android, las cosas seguramente van a cambiar, si bien aún no se sabe cómo se aplicará la prohibición. Lo que se presume es que tendrá que intervenir un tercero para “denunciar” al menor que utilice WhatsApp, y dadas las circunstancias lo lógico es que sean los propios padres o tutores del mismo.

Lo que hasta ahora está establecido por Facebook en lo relativo a las cuentas de esta plataforma, es que sean los padres quienes denuncien a sus hijos para el cierre de una cuenta, y para ello les exige la presentación de documentos que acrediten, por ejemplo, la paternidad misma y la titularidad de la línea de Internet sobre la cual se finca el servicio.

Hasta el momento, ni WhatsApp ni Facebook han emitido declaración alguna.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO